La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) afirmó que le “duele como argentinos” la media sanción que la Cámara de Diputados le dio al proyecto de legalización del aborto, y señaló que el Senado “puede ser el lugar donde se elaboren proyectos alternativos” en un marco de “diálogo sereno y reflexivo”.

“La Cámara de Diputados de la Nación ha aprobado el proyecto de despenalización del aborto. Nos duele como argentinos esta decisión. Pero el dolor por el olvido y la exclusión de los inocentes debe transformarse en fuerza y esperanza, para seguir luchando por la dignidad de toda vida humana”, indicó la CEA en un comunicado.

A modo de autocrítica, la Iglesia admitió “debilidades” en su tarea pastoral, y mencionó entre ellas “la educación sexual integral en nuestras instituciones educativas, el reconocimiento más pleno de la común dignidad de la mujer y el varón, y el acompañamiento a las mujeres que se ven expuestas al aborto o que han sido atravesadas por dicho trauma”.

En tanto, la CEA indicó que existe “la oportunidad de buscar soluciones nuevas y creativas para que ninguna mujer tenga que acudir a un aborto”, y consideró que  la Cámara de Senadores “puede ser el lugar donde se elaboren proyectos alternativos que puedan responder a las situaciones conflictivas, reconociendo el valor de toda vida y el valor de la conciencia”.

“Seguimos sosteniendo la necesidad que en el debate legislativo que continúa, pueda haber diálogo. La situación de las mujeres frente a un embarazo no esperado, la exposición a la pobreza, a la marginalidad social y la violencia de género, siguen sin tener respuesta. Simplemente se ha sumado otro trauma, el aborto. Seguimos llegando tarde”, precisó.

La declaración fue firmada por la comisión ejecutiva de la CEA, que preside el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, y la Comisión Episcopal de Laicos y Familia.

Compartir