Familiares de algunos de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan se encadenaron en la Plaza de Mayo, con el objetivo de que el Gobierno nacional acelere los pasos para licitar a una empresa que continúe con la búsqueda de la nave marítima, desaparecida el pasado 15 de noviembre.

“A casi ocho meses de abandono por parte del Gobierno y de la cúpula de la Armada, estamos manifestando nuestro dolor acampando frente a la Casa Rosada como una estrategia más de lucha”, señaló Marcela Moyano, esposa de Hernán Rodríguez, uno de los marinos del ARA “San Juan”.

En declaraciones periodísticas, Moyano precisó que “no” recibieron “una respuesta concreta” de parte del Gobierno nacional, y destacó: “Seguimos sólo teniendo palabras. Nosotros no elegimos estar acá. Ellos nos pusieron acá”.

Un grupo de mujeres se encadenaron a una de las rejas que se encuentra en Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, para iniciar la protesta hasta que el Ejecutivo “resuelva esta situación de buscar una empresa de cualquier país, que sea viable para hallar al submarino y a sus tripulantes”.

Además, pidieron “apoyo de toda la población” y que “la gente se acerque” para acompañar en el dolor de los familiares del submarino desaparecido.

A fines de mayo, el ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad, le preadjudicó los trabajos a la compañía española Igeotest Geoscience Group, pero el trámite de firma del convenio se demoró más de lo previsto.

 

Compartir