dujovne-y-lagarde-05102018-298355Finalmente y luego de que se le diera media sanción en el congreso a el presupuesto 2019, el directorio del Fondo Monetario Internacional aprobó el primer tramo de los compromisos del Acuerdo I que se había cerrado en el mes de junio y que posibilitó en aquella oportunidad un primer desembolso de USD 15.000  millones, de los USD 50.000 millones aprobado a tres años de plazo.

La demora por la entrega del siguiente desembolso se debió principalmente a la crisis cambiaria que había comenzado en el mes de abril, que no sólo llevó al cambio de dos presidentes del Banco Central, primero de Federico Sturzenegger por Luis Caputo; y más recientemente de éste por el ex viceministro de Economía, Guido Sandleris.

Para revertir ese cuadro crítico el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el nuevo presidente del Banco Central, se comprometieron con el organismo internacional a presentar un programa fiscal con déficit primario cero por ciento del PBI en 2019, en el primer caso, y el abandono del régimen de metas de inflación por un “sistema más simple” de expansión de base monetaria cero, y el pedido de la ampliación del Acuerdo Stand-by original a USD 57.000 millones y adelantos de los desembolsos para cubrir los vencimientos de deuda pública hasta fines del año próximo.

Para aprobar el nuevo acuerdo fue clave el sobrecumplimiento de las metas fiscales al cierre del tercer trimestre de 2018, junto con la recuperación de la estabilidad cambiaria. El FMI autorizó el desembolso de unos USD 5.700 millones en los próximos días.

El próximo desembolso será por unos USD 7.610 millones el 15 de diciembre.

Y un ultimo giro por unos USD 10.800 millones a mediados de marzo de 2019.

Los informantes del gobierno destacaron que “estarán prácticamente cubiertas las necesidades de financiamiento de todo el año próximo, así como la cobertura de los gastos presupuestarios, vinculados tanto con el servicio de intereses de la deuda pública y de la eventual cobertura de los planes asistenciales”.

Las autoridades argentinas consensuaron con los técnicos del FMI habilitar una partida de hasta 0,2 puntos porcentuales del PBI en 2018 y otro tanto en 2019 para la “protección de los más vulnerables de Argentina, a la luz del deterioro de la situación económica y el aumento de la inflación” .

“Tras los buenos resultados obtenidos en las últimas licitaciones de Letras del Tesoro (Letes) y de Letras de Capitalización (Lecap), con renovaciones que superaron ampliamente el piso pautado de un 60% de los vencimientos, se estima que se llega a fin de año con un excedente en cartera de USD 2.000 millones, el cual podría ampliarse a unos USD 3.000 millones, en los próximos meses”, se entusiasmaron las fuentes oficiales consultadas por la prensa.