“No ha habido resultados favorables, no ha sido lo que ellos prometieron al principio”, dijo Moyano sobre la gestión de Cambiemos, aunque aclaró que “no obstante, el movimiento obrero está siempre dispuesto a ayudar a los gobiernos”.
Triaca remarcó que en Argentina las “paritarias son libres” y analizó que las discusiones salariales en el sector privado están cerrando “en torno del 20, 21 por ciento” de aumento, “pensando en que vamos a un proceso de baja inflación”.
Pero el ex jefe de la CGT planteó que “el trabajador no está bien porque se han perdido muchos puestos de trabajo, hay muchas amenazas de empresas que están corriendo situaciones complejas y eso es responsabilidad del Gobierno, por más que quieran echarle la culpa al gobierno anterior o lo que sea”.
“Lo más fácil es echarle la culpa a los gremios”, reprochó, en referencia a que “los funcionarios salen a criticar, demonizar y querer destruir a los dirigentes, en particular, y al movimiento obrero en general, para avanzar sobre los derechos de los trabajadores”.
Asimismo, sostuvo que “los gremios están dándose cuenta de que, con la merma del poder adquisitivo del salario por la inflación, y por ponerle tope a las discusiones paritarias, hay un avance sobre los derechos del trabajador, que lo menos que tiene que hacer en las paritarias es mantener el salario, y se está haciendo todo lo contrario”.
“No somos enemigos. No queremos que nos tengan bronca ni miedo, sino respeto”, puntualizó.
En materia de discusión paritaria, Triaca planteó que “este año hay una expectativa de inflación del 18 por ciento”, además de destacar la incorporación de la “cláusula gatillo” en muchos de los acuerdos salariales, a fin de preservar el ingreso de los trabajadores en el caso de dispararse el costo de vida.
“Es una forma de dar previsibilidad y de dar confianza”, enfatizó.

Compartir