Macri admitió que  ve la crisis que atraviesa el socio comercial más importante de la Argentina “con preocupación”, y que todo el proceso puede traer “cortocircuitos y problemas”. Sin embargo, inmediatamente dice que confía en que después de este proceso Brasil saldrá fortalecido.

“Confío en sus instituciones. Este proceso puede traer cortocircuitos, pero va a salir fortalecido de todo esto. Las instituciones funcionan y la justicia es verdaderamente independiente”, sostuvo el jefe del Estado.

Al ser consultado sobre un posible llamado al bloque regional por el caso Brasil así como se reunió con la situación de Venezuela, Macri fue muy claro cuando aseguró que “todo lo que está sucediendo está dentro del ámbito de las instituciones. Lo de Brasil no tiene nada que ver con lo de Venezuela. Ahí las instituciones están colapsadas por el avasallamiento que hizo Maduro. En Brasil las instituciones funcionan y se está discutiendo”.

A la hora de hacer el balance de la gira por Asia el Presidente se mostró optimista al asegurar  que fue “muy superior al que esperábamos. Primero, no pensábamos tener semejante recibimiento en Dubai y con tanto interés. Fueron muy enfáticos en crear un comité específico con ambas partes para implementar el comercio. Quieren participar en la Argentina del tema alimentos. Eso también está pasando en China, en general todos están preocupados por la seguridad alimentaria, por qué va a pasar en el futuro con la demanda de alimentos. Y todos reconocen a la Argentina como el país con más potencial en el crecimiento de producción de alimentos.”, y a la hora de hablar específicamente de China, el primer mandatario aseguró “veníamos con todas las dudas de los contratos heredados que habíamos ido cambiando y negociado para hacerlos viables económicamente, legalmente y ambientalmente. Eso generó tensiones y no sabíamos cómo iba a terminar el proceso. Pero China ratificó los acuerdos. Xi Jinping tiene la vocación para una relación estratégica y de integración. Además, me dijo que quiere que los empresarios vengan a abrir fábricas en la Argentina para transformar nuestra materia prima en alimentos de marca y exportarlos al mundo. Eso no estaba en la agenda”, y agregó que el pedido más insistente de los inversores es que en nuestro país haya seguridad jurídica.

Al ir al tema estrictamente político se le recordaron al presidente unas palabras de Emilio Monzó quien le puso fecha de caducidad a la “grieta. Al respecto Macri dijo quela renovación va a profundizarse. Acá hace falta un cambio cultural acompañado por gente con otra mentalidad. En algunos casos tiene que ver con un cambio generacional y en otros con una forma más moderna y desprejuiciada de pensar. Eso es lo que necesita la Argentina y que se ve en nuevos gobernadores”, y en el punto específico de “la grieta” Macri se desligó de la fecha impuesta por el jefe de los diputados al asegurar que “la fecha de caducidad, eso se lo dejo a Emilio [Monzó]; es un buen título. Pero lo que se va a consolidar en octubre es que la mayoría va a reafirmar que creemos que este es el camino. Queremos incluir a todos de verdad, no desde el discurso

 

Foto vía: Presidencia de la Nación

Compartir