Lo decidió en el marco de la causa Los Sauces. El empresario era el principal cliente de la inmobiliaria de los Kirchner y les garantizó ingresos millonarios desde 2009.

“No es posible prolongar la relación locativa con dichos inquilinos, debiendo el interventor procurar que los inmuebles de propiedad Los Sauces SA sean arrendados a personas ajenas a la investigación”. Lo resolvió el juez Claudio Bonadio poniendo fin a la relación comercial que Cristóbal López mantuvo con Cristina Kirchner desde 2009 hasta febrero de este año.

Así, el empresario kirchnerista dejará de ser el principal cliente de la inmobiliaria investigada por lavado de dinero. El dueño de Indalo había resuelto, mantener uno de los dos contratos de alquiler. Ahora, la Justicia decidió que por estar procesados conjuntamente por asociación ilícita, no puede continuar arrendando.

Un total de $ 18,6 millones garantizaron Cristóbal López y Fabián de Sousa a la ex Presidenta y sus socios, desde 2009 a febrero de 2016, por el alquiler de los pisos 8 y 9 “D”, del edificio “Juana Manso” del complejo “Madero Center” y por el piso 4 L del edificio “Dique” del mismo complejo. Esta relación comercial (el 86% de la facturación de la inmobiliaria) llegó a su fin y el límite lo puso la Justicia.

Foto vía: Ricardo Pristupluk

Compartir