Según el parte médico del centro asistencial, el fiscal “evolucionó favorablemente del cuadro que motivara su ingreso al Hospital” y “los estudios complementarios efectuados fueron normales”.

Cartasegna recibió el alta médica a las 7,45 y “se retiró por sus propios medios y acompañado por familiares”, de acuerdo a la información difundida esta mañana por el Hospital Italiano de La Plata, con la firma de su director, Roberto Martínez.

Ayer, Cartasegna fue encontrado en su despacho semiinconsciente con las manos atadas con cinta de embalar, los pies maniatados con el hilo que se usa para atar las carpetas de las causas judiciales y un cable de computadora rodeándole el cuello.

El ataque al titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº4 de Delitos conexos con Trata de Personas y Pedofilia del Departamento Judicial de La Plata se conoció alrededor de las 17 de ayer, cuando una colaboradora notó que sonaba el teléfono de la oficina y el funcionario no lo atendía, dijeron fuentes allegadas al caso.

El último sábado, alrededor de las 6.30, cuando Cartasegna regresaba de un operativo, dos hombres y una mujer lo abordaron cuando estaba por bajar de su automóvil, en el centro de La Plata.

Entonces le pegaron, lo amenazaron de muerte y le dijeron que lo iban a convertir “en el nuevo Nisman”, en alusión al fiscal federal del caso AMIA hallado muerto con un balazo en la cabeza en enero de 2015, después de denunciar a la ex presidenta Cristina Fernández por encubrimiento de los iraníes que ejecutaron ese atentado.

 

Foto vía: eldia.com

Compartir