5bad4cc858392_940_529!La consultora privada Orlando Ferreres & Asociados realizó un estudio para calcular el impacto que tendrá el bono compensatorio de fin de año que anunció el gobierno, en el mismo indicó que la mayoría de los trabajadores no serán contemplados en el pago del bono o bien por algún adelanto a cuenta de las negociaciones paritarias.

El presidente firmó un decreto para que el beneficio alcance a los trabajadores en relación de dependencia, aunque teniendo en cuenta las características del empleo en la Argentina, la mayoría de los asalariados no recibirá esta compensación o bien tendrá dificultades para percibirla.

El estudio realizado por el economista Fausto Spotorno, dice que hay 6,5 millones de asalariados que recibirán el beneficio “sin problema”, pero 10,6 millones tendrán dificultades para percibirlo o directamente no lo recibirán.

El estudio ademas aclara que unos 6,5 millones de trabajadores formales recibirán algún tipo de compensación por el bono o por reapertura de la negociación salarial: unos 3,3 millones de empleados de grandes empresas y unos 3,2 millones de asalariados del sector público.

Por otra parte distinta es la historia dentro del sector privado, donde hay unos 2,9 millones de trabajadores de pequeñas y medianas empresas cuyo bono no está garantizado, dadas las dificultades de rentabilidad del sector.

En total unos 4,9 millones de trabajadores informales que no recibirán un adicional a sus ingresos para contrarrestar la aceleración inflacionaria de los últimos meses.

Ademas quedan fuera del beneficio monotributistas (1,6 millón), monotributistas sociales (300 mil personas), autónomos (400 mil) y empelados de casa particulares (500 mil).

La suma de todos estos sectores que no reciben el bono se eleva a 7,7 millones de trabajadores sin mejora salarial por negociación colectiva.

Recordemos que el presidente Mauricio Macri firmó el decreto para exigir al sector privado un bono de fin de año de hasta 5.000 pesos en dos o más cuotas.

El mismo establece “una asignación no remunerativa” para todos los empleados “en relación de dependencia”, a pagarse en diciembre y febrero.

La mitad de esta suma se pagará con los salarios de noviembre, “pagaderos en el mes de diciembre de 2018” y la otra mitad con los salarios de enero, lo que llegará a los trabajadores en febrero.

Pero la medida deja abierta la puerta para que el pago se efectivice en más de dos cuotas y se faculta a empresas y gremios para que se compute este monto “a cuenta” de las revisiones y los aumentos acordados en la negociación paritaria de este año.

Esto significa que muchos trabajadores tendrán dificultades para acceder al beneficio.

El decreto establece que: “cuando la prestación de servicios fuere inferior a la jornada legal o convencional, los trabajadores percibirán la asignación en forma proporcional, de acuerdo a los mecanismos de liquidación previstos en el convenio colectivo aplicable o, supletoriamente”, según las normas vigentes.

Además, las “actividades o sectores que se encuentren especialmente en crisis o declinación productiva” podrán “adecuar la implementación” de los “plazos y montos” del bono.

También establece que quedaron excluidos de los alcances del bono los “trabajadores del Régimen de Trabajo Agrario” y del “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares”.

Por su parte”los trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal, cualquiera sea su modalidad de vinculación y/o el régimen laboral aplicable”, unos 140.000 trabajadores incluidos en el Convenio Colectivo de Trabajo General para la Administración Pública Nacional percibirán la compensación de 5.000 pesos, que en este caso se abonará por única vez con el salario de diciembre, más un aumento salarial del 10% (desdoblado en un 5% en enero y 5% en febrero).

El acuerdo para que esto sea posible fue entre el ministro de Producción, Dante Sica, el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, con el titular del sindicato de Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez.

Por otra parte, el personal de las cuatro fuerzas federales que dependen del Ministerio de Seguridad recibirá un bono de fin de año de $5.000 y una suba salarial del 10% que se terminará de cobrar en febrero de 2019, recomposición igual a la acordada por UPCN.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no tiene previsto implementar un bono de fin de año. En el caso de la Provincia de Buenos Aires se evaluará una eventual recomposición salarial de acuerdo a la evolución de la recaudación.