La oferta consiste en que todos los que posean una tarjeta de crédito o de débito de la institución podrán, a partir de julio, realizar compras en cualquier supermercado obteniendo un descuento del 50% del valor.

El beneficio se aplicará cualquier día de la semana y se dará sobre un monto de compra de 1.500 pesos mensuales como máximo. El “secreto” es que dicha suma corre por separado para tarjeta de crédito y de débito, por lo que en total podrá consumirse en supermercados por $3.000 mensuales, obteniendo un beneficio de 1.500 en concepto de reintegro.

Uno de los objetivos explicitados por la entidad es fomentar el uso de la tarjeta de débito: “Notamos que nuestros clientes retiran el dinero que les acreditan en concepto de sueldo y después gastan en efectivo. Con esta medida el que actúa de esa manera estará perdiendo mucha plata, lo va a pensar dos veces”, indicó Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia. Además, justifican el costo que tendría para la entidad hacer frente a la devolución del 50% de la compra en los buenos niveles de rentabilidad obtenidos por la institución.

La expectativa del Gobierno es que la mejora de los salarios luego de las paritarias, la baja de la inflación y el impulso del crédito favorezca sensiblemente la “sensación térmica” de los bonaerenses.

Compartir