Télam Buenos Aires, 24/09/2010 La Bolsa de Comercio porteña cierra la semana en alza, en sintonía con el resto de los mercados internacionales, un recorrido que favorecía tanto a las acciones -con nuevo récord del Merval- como los títulos públicos. Foto: Alejandro Moritz/Télam/jcp

Luego de nuevas caídas en lo que va de diciembre, los rendimientos de los bonos argentinos promedian el 12% anual en dólares. Es todo un reflejo de las dudas que tienen los inversores sobre la futura capacidad de repago de la deuda por parte de Argentina.

Toda esta incertidumbre llevo al riesgo país a superar los 750 puntos básicos. La gran incógnita relacionada con las elecciones presidenciales. Los bonos, sin embargo, hoy tienen un respiro, impulsados por la recuperación de los mercados en Wall Street. Como consecuencia, el índice de riesgo país caía esta tarde 3% hasta los 741 puntos, todavía muy cerca de sus máximos anuales.

Este escenario que inquieta a los inversores no hace más que reflejar el resultado de las últimas encuestas que se publicaron, las que muestran una paridad casi total entre Macri y Cristina, tanto en primera vuelta como en un eventual ballotage.

Según el consenso, si gana Macri la deuda se seguirá pagando con normalidad, pero en caso que gane Cristina optará por ir hacia una reestructuración. En el kirchnerismo se defienden y aseguran que siempre tuvieron vocación por respetar los compromisos y que el default de 2014 estuvo relacionado con la decisión de no ceder a las presiones de los fondos buitre.

El Bonar 2019 tiene un rendimiento de 3,7% anual. Y el Tesoro pagará hoy 4,75% anual para colocar Letes a seis meses. Los millonarios desembolsos del FMI aseguran el repago de la totalidad de la deuda del 2019.

Ya el Bonar 2020 tiene un rendimiento de 9,6%, más del doble que un bono que vence pocos meses antes. La explicación es la incertidumbre sobre quién gobernará la Argentina.

El Bonar 24, uno de los títulos que estaba entre los favoritos de los inversores, ya rinde 12% anual en dólares. Lo extraño del caso es que además de los intereses semestrales, el año que viene también empieza a pagar capital. Otro bonos más largos como el Bonar 2046 rinden alrededor de 10% pese a ser más largos. La explicación es que como tienen un menor precio, un eventual default le pega menos que a los títulos de menor duración.

Los recursos del FMI tienen un doble efecto. No sólo cubren la totalidad de pagos de deuda en 2019 y parte del 2020. Además, el organismo reemplaza a inversores privados, que van reduciendo su participación. Eso, razonan los expertos, tarde o temprano generará un rebote de la deuda argentina, ya que no habrá nuevas emisiones por más de un año y medio.

El Gobierno asegura que la reactivación está a la vuelta de la esquina. Y Dujovne se animó a decir que “la Argentina está saliendo de la crisis”. Sin embargo, con tasas de interés tan altas (tanto en dólares expresadas en el riesgo país como en pesos para descuento de cheques) será más complicado que ese repunte vuele alto. ¿Quién invertiría en un proyecto real cuando el rendimiento de los bonos en dólares es del 12% anual?

Para las necesidades electorales del oficialismo, resulta más urgente la recuperación de los salarios y del consumo que la baja del riesgo país. Pero cada día está más claro que una cosa va de la mano de la otra.