La Sala Uno, con las firmas de los camaristas Jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia, ratificó el fallo que el juez federal Sebastián Ramos había dictado, el 16 de junio pasado, en la primera instancia, luego apelado por las defensas de ambos ex funcionarios, se informó hoy en los tribunales.

Sin embargo, el tribunal validó la tipificación por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público” pero no hizo lugar al procesamiento por “negociaciones incompatibles con la función pública”, y mandó al juez a recalcular los embargos impuestos, de 500 millones de pesos.

“El caudal probatorio (…) es escaso para sustentar la hipótesis expresada por el juez en lo referente a la configuración del delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública”, consignaron los camaristas Ballestero y Bruglia.

 

Foto vía: elintransigente.com

Compartir