A través de un escrito presentado por sus abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, la ex presidenta señaló que Bonadio era investigado por una presunta amenaza contra Nisman y tiene una causa abierta por supuestas irregularidades durante la instrucción de una pesquisa por el encubrimiento del atentado, informaron fuentes judiciales.

Bonadio, quien tiene a su cargo una investigación contra funcionarios del anterior gobierno por “traición a la patria”, encabezados por el ex canciller Héctor Timerman, había reclamado la unificación de ambos expedientes y finalmente la Cámara Federal se la concedió.
Pero la ex presidenta consideró que Bonadio “no puede intervenir en la investigación del hecho principal ni en las de su encubrimiento”. En ese sentido, recordó que Bonadio está investigado por presuntas irregularidades en una causa de la que finalmente fue apartado por la Cámara Federal y de la que derivó otra por su presunto vínculo con Carlos Corach, ex ministro del Interior durante el gobierno de Carlos Menem.

En su avanzada contra Bonadio, la semana pasada Cristina Fernández pidió copias de una vieja causa donde Nisman había denunciado al juez, en la que interviene el espía Antonio Stiuso, por una presunta maniobra para apartarlo de la UFI AMIA, incluso con la posibilidad de ataques contra su seguridad personal.
La idea de la ex mandataria es avanzar por diversos flancos contra el juez, quien tiene actualmente en sus manos tres causas contra Fernández.

En dos de ellas la procesó: por asociación ilícita en la de “Los Sauces” y por “administración infiel en perjuicio de la administración pública” en la de dólar futuro, donde la mandó a juicio oral y público. Y ahora se sumó la de AMIA.

Antes de la novedad de la recusación, conocida en las últimas horas en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, el abogado Rúa reclamó la semana pasada al juez federal Sebastián Casanello las fotocopias de todo el expediente 8912/10, en el que también es querellante el ex agente de inteligencia “Jaime” Stiuso.
Incluso Stiuso había pedido en 2014 la indagatoria de Bonadio, a quien acusaba de “encubrimiento y prevaricato” por una supuesta maniobra contra Nisman pergeñada, según la presentación, en connivencia con el ex comisario de la Policía Federal y ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios.
Todo se había iniciado a partir de una denuncia anónima que advertía sobre un supuesto acuerdo entre Bonadio y Palacios para apartar a Nisman de la causa AMIA.

Y Stiuso intervino argumentando que Bonadio habría manipulado prueba para desvincular a Palacios de la causa AMIA y forzar la salida de Nisman de la investigación, dijeron fuentes judiciales.
Es así que Cristina Fernández reflotó este expediente para sostener su recusación y argumentar que Bonadio no puede actuar en la causa que la tiene como sospechosa de encubrir a iraníes que planificaron al ataque la mutual judía, que en 1994 dejó 85 muertos y todavía permanece impune, igual que el atentado, dos años antes, a la embajada de Israel, donde hubo 29 muertos.

Compartir