02_10_2017 El diputado Julio de Vido se retira esta tarde de los Tribunales de Comodoro Py. FOTO PEDRO LAZARO FERNANDEZ

El ex ministro de Planificación, Julio De Vido, volvió a declarar en los tribunales de Comodoro Py en la causa de los cuadernos de las coimas que investigan los subsidios al gasoil para colectivos y al transporte ferroviario. Lo hizo en contra de su voluntad y asistido por un médico del Servicio Penitenciario Federal.

De Vido negó las acusaciones y pidió un careo con un grupo de empresarios que se convirtieron en arrepentidos: “Usted, Sr. Juez, como le vengo recordando y ahora lo hago una vez más, tiene que demostrar que esos testimonios son veraces. No se olvide de eso. Tarea que le va a ser imposible, porque son absolutamente falsos”.

De Vido aseguró: “La única manera de sostenerlos, en su creencia y modalidad de trabajo, es seguir generando cada vez más imputados que coaccionados que declaren lo que a ustedes mejor les venga en el ‘tetris’ propio que representa este expediente, para no perder la libertad o, en su caso, para recuperarla. Ustedes y el Sr. Fiscal, saben perfectamente que testimonios como los de (Aldo) Roggio, (Gabriel) Romero, (Sergio) Taselli y (Carlos) Wagner son absolutamente falsos; sin perjuicio de lo cual, lo ocultan y los usan para sostener esta nueva citación”.

También denuncio al juez Claudio Bonadio porque “el manejo de esta instrucción, como todas las otras, ha sido absolutamente discrecional” y “con un alto grado de arbitrariedad”. Y agregó: “También en este expediente, al igual que ha sucedido en los últimos dos años de persecución penal, solo se me ha imputado por haber sido ministro y fiel compañero de Néstor Kirchner”.

De Vido fue trasladado desde la cárcel de Marcos Paz para declarar en dos causas declaradas conexas a la investigación de los cuadernos de la corrupción: una investiga los subsidios al gasoil que recibieron los colectivos entre los años 2003 y 2014; y la otra causa investiga los subsidios entregados al rubro ferrovario. Ademas fueron convocados a declarar como sospechosos en las dos causas los dos ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, ambos presos y condenados por la tragedia de Once.

De Vido había solicitado que la declaración indagatoria se realizara por videoconferencia ya que dijo que no se encuentra bien de salud. Bonadio no aceptó el trámite de la videoconferencia.

La defensa planteó un habeas corpus en los tribunales de Morón. Pero allí no frenaron el traslado a Comodoro Py, aunque dispusieron que un médico del SPFacompañara al ex ministro para controlarlo y que fuera devuelto de inmediato a la cárcel, sin tener que soportar los trasladados colectivos que suelen demorar muchas horas.

De Vido fue ingresado a los tribunales de Retiro y conducido al cuarto piso, a la secretaría de Bonadio, para ser informado de las nuevas causas en su contra.