El gobernador de Santa Fé, Miguel Lifschitz, cuestionó la ausencia del presidente Mauricio Macri en el acto por el Día de la Bandera en Rosario, luego de que el jefe de Estado cancelara su viaje a Santa Fe, donde iba a encabezar los festejos, por motivos de seguridad.

“No comparto que no venga. No había ningún peligro. La seguridad estaba asegurada, incluso por las fuerzas federales que habitualmente se encargan de la custodia presidencial”, apuntó el mandatario santafesino.

El dirigente socialista aseguró que la movilización de la Multisectorial contra el Tarifazo, que supuestamente originó que Macri desistiera de viajar a Santa Fe, está compuesta apenas por medio centenar de manifestantes, y explicó que anoche dialogó con funcionarios nacionales sobre el tema.

“Les manifesté lo que era tener una ciudad vallada. Compartimos la idea de no alterar un acto cívico porque nosotros consideramos que hay que priorizarlo. Ojalá que de aquí en adelante no haya más actos políticos sino institucionales. Quizá lleve un tiempo para que vuelva a ser una fiesta de la gente. No había ningún peligro”, sentenció.

En ese marco, la intendenta de Rosario, Mónica Fein, reconoció que “hubo algunas convocatorias para marcar el descontento”, y realtó: “Entiendo que eso jugó, la ciudad tenía hasta ayer una presencia muy fuerte de la seguridad presidencial y fue evaluado desde es lugar”.

“Quiero recuperar para todo el país el 20 de junio. Debe ser un día en que la bandera y (Manuel) Belgrano nos convoquen a todos. El acto con Macri iba a durar sólo una hora. Siempre están los que aprovechan para colocar a Rosario en un lugar de estigmatización. Que el 25 de Mayo tenga una importancia, porque se realiza en la capital federal, y no así el del Día de la Bandera es algo que no se entiende”, lamentó.
Compartir