La Cámara de Diputados inició este mediodía el tratamiento del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo o despenalización del aborto, que generó un amplio debate con posiciones encontradas.

Se espera una sesión histórica y con final abierto (se votaría la madrugada del jueves), ya que hay un pequeño grupo de legisladores indecisos, entre 15 y 16, que puede inclinar la balanza a favor o en contra del proyecto.

En ese marco, el presidente del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, el radical Mario Negri, denunció que su número de teléfono “fue viralizado”, y advirtió que “jamás se había violado” su “intimidad de esa forma”, minutos antes del inicio de la sesión en la Cámara para debatir la despenalización del aborto.

Por su parte, el diputado nacional Agustín Rossi (Frente para la Victoria-PJ) afirmó que el proyecto de legalización del aborto es “una causa profundamente justa”, y aseguró que si se aprueba “quedará clausurado el debate, caso contrario seguirá estando”.

En sintonía, el diputado macrista Daniel Lipovetzky afirmó que “los cientos de abortos clandestinos que existen en la Argentina son un problema que debemos resolver”, y defendió la constitucionalidad del proyecto de legalización de esa práctica, al afirmar que “no hay ningún artículo de la Constitución que prohíbe la despenalización del aborto”, al exponer como miembro informante en el histórico debate en la Cámara baja.

En tanto, la presidenta de la comisión de Salud, Carmen Polledo (PRO), advirtió que si se legaliza el aborto “el daño será irreparable”, ya que “no es el camino para evitar muertes de mujeres, sino que hay que redoblar los esfuerzos en políticas de educación sexual”, al fundamentar su rechazo al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que se debate en la Cámara de Diputados.

Compartir