En ese sentido, analizó que “la situación del país tiene la mismas dificultades de cuando me toco asumir a mí; o al menos igual a la del 2001 con distintas características”.
Además, enfatizó que “la gobernabilidad” para la gestión que encabeza el presidente Mauricio Macri “está cada día más difícil”.
“Los empresarios están ajustados, los trabajadores también. La deuda externa es difícilmente pagable. Hay una convertibilidad de hecho”, apuntó el también ex gobernador de la provincia de Buenos Aires.
Por último, opinó sobre la interna del Partido Justicialista y aseguró que “no tiene que haber renovación en el peronismo”, sino que “son tiempos para reconstruir”.
“El peronismo actualmente está totalmente dividido. Son tiempos en los que hay que reconstruir”, finalizó.

Compartir