La presión de Estados Unidos contra Corea del Norte se ha disparado. Después de que el presidente Donald Trump alertara en una entrevista del riesgo de un “gran, gran conflicto”, su secretario de Estado, Rex Tillerson, pidió ante el Consejo de Seguridad de la ONU una acción global para evitar “consecuencias catastróficas”. “El riesgo de ataque nuclear a Seúl o Tokio es real y es solo una cuestión de tiempo que Pyongyang desarrolle su capacidad para alcanzar tierra estadounidense”, sentenció Tillerson. Sus palabras añadieron pólvora a un enfrentamiento sobre el que se cierne el espectro atómico.

Corea del Norte ha entrado en el ojo del huracán. La llamada de Tillerson a una ofensiva diplomática deja claro que la nación más poderosa del mundo no va estarse quieta. “No actuar ahora puede traer consecuencias catastróficas. Todas las opciones para responder a una provocación futura están sobre la mesa”, dijo el secretario de Estado.

 

Foto vía: mundo.sputniknews.com

Compartir