thumbs_b_c_8b57ff92cb78dd7d340d4c81856a50cdA partir de la jornada de hoy el Banco Central de República Argentina limita el ingreso de capitales del exterior que ingresan para hacer “carry trade”, en otras palabras, para aprovechar las altas tasas de interés del mercado local cambiando dólares. La decisión pretende evitar que nuevamente se genere una situación de atraso cambiario artificial, debido a la búsqueda de una ganancia financiera.

La principal entidad financiera del país emitió el comunicado “A” 6.595, en el que dispone que los bancos deberán realizar un encaje de hasta 23% sobre las líneas financieras que reciban del exterior. Esto es un mecanismo habitual que utilizan las entidades para ganar con la “bicicleta financiera”.

Voceros del mercado local explicaron que ese mecanismo “era una forma que tenían los bancos extranjeros con sucursales en Argentina de comprar Leliq fondeándose  con una línea que no tenía encaje”. Los títulos a siete días del Central están pagando tasas superiores al 67% anual en pesos y llegaron a pagar más del 73%. Esta iniciativa recibió el apoyo del FMI, cuyos técnicos acaban de llegar a la Argentina para una revisión del programa en curso.

Esta medida permitirá que aquellos bancos que ingresen dólares a través de líneas de financiamiento internacionales se verán obligados a inmovilizar una parte de ese capital. Con esta maniobra el negocio se diluye y, por lo tanto, quedan menos opciones para el “carry trade”.

El Banco Central castiga cuanto menor sea el plazo de permanencia de ese financiamiento. Si es sólo a un mes, el encaje llega al 23%, hasta 59 días baja al 17%, luego se reduce a 11% a 90 días y a 5% si es hasta 180 días. En cambio, para financiamiento a un año de plazo esa inmovilización baja a cero.

Ahora deberá lidiar con el famoso ingreso de “capital golondrina”, o dinero caliente, que entra a muy corto plazo sólo para conseguir una ganancia financiera a causa de las altas tasas de interés. El problema de este flujo que ingresa del exterior es que empuja hacia abajo el tipo de cambio.

Esto es lo que sucedió en las últimas semanas, cuando el dólar pasó de más de $40 a $36,40. Pero ahora que el tipo de cambio mayorista está a punto de tocar el piso de la banda cambiaria inferior definida con el FMI, se optó por desalentar este ingreso de capitales.