El Banco Central aplicó un fuerte apretón monetario, llevando la tasa de interés de política monetaria del 27,25% al 30,25%. Fue doble sorpresa: por la magnitud de la suba y porque las reuniones del comité de política monetaria que toma este tipo de decisiones se realizan cada quince días. La última fue el martes de esta semana y la siguiente correspondía realizarla el 8 de mayo. Federico Sturzenegger leyó lo que estaba pasando en el mercado y decidió olvidarse del calendario.

Pasado el medio día, el BCRA emitió un comunicado en el que explicó por qué tomó la decisión de subir las tasas de interés. Su texto dice:

“Ante la dinámica adquirida por el mercado cambiario, el Consejo de Política Monetaria del Banco Central de la República Argentina se reunió fuera de su cronograma preestablecido y resolvió aumentar su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, en 300 puntos básicos a 30,25%. Tomó esta decisión con el objetivo de garantizar el proceso de desinflación y está listo para actuar nuevamente si resultara necesario.”

“El Banco Central seguirá utilizando todas las herramientas a su disposición y conducirá su política monetaria para alcanzar su meta intermedia de 15% en 2018.”

Con este movimiento, el Banco Central incentiva a los inversores a deshacerse de sus dólares para invertir en pesos a una tasas del 30,25%.

Compartir