0003289010Este martes en el Boletín Oficia publicó cuatro leyes que implican cambios tributarios. Sin embargo queda pendiente la modificación que se propone hacer en el Impuesto sobre los Bienes Personales, que fue incluido por del Poder Ejecutivo como tema para tratar en sesiones extraordinarias.

Los puntos mas importantes de las reformas son:

  • Del Consenso Fiscal (ley 27.469):

1. Impuesto al Cheque: Se esperaba que el próximo año se redujera un 20%, aumentando ese porcentaje para computar como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias. Finalmente este beneficio no saldrá, y alcanzaba a las empresas que no son Pymes y a las que a pesar de serlo no encuadran en los dos primeros renglones de facturación (micro y pequeñas), ni para las medianas manufactureras del tramo I (las Pymes ya pueden computar 100% del impuesto al Cheque a cuenta de Ganancias). Los contribuyentes involucrados podrán seguir computando el 33% del impuesto cobrado por todos sus movimientos bancarios, como pago a cuenta de Ganancias.

2. Otro tema que se incluyó fue el que había sido incorporado en la propia ley de presupuesto vinculado con gravar en el Impuesto a las Ganancias determinados rubros salariales de la administración pública nacional, provincial y municipal. Asimismo, se eliminarían exenciones en Ganancias de mutuales que realizan actividades financieras.

3. Impuesto a los Sellos que cobran las provincias: se suspende la existencia de una alícuota máxima del 0,75% para aplicar de impuesto el año que viene, reduciéndose anualmente hasta llegar a eliminarse totalmente en el 2022.

  • Modificación de Ganancias (ley 27.468)

Se modifica el índice a aplicar en el ajuste por inflación impositivo, pasando de mayorista al de consumidor (IPC), con el “argumento” que mide mejor y que es el que se utiliza en gran parte del mundo.

Se hará efectivo para los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2018. La condición es que los índices de inflación (IPC) superen para los tres años, desde 2018, el 55%, 30% y 15%, respectivamente. De esta manera, con la reforma, el ajuste impositivo queda aún sin aplicación.

Ademas se aprueba el ajuste por inflación contable a partir de los cierres del mes julio de 2018. Ahora sobre este tema resta que los diferentes organismos acepten recibir los balances ajustados por inflación.

  • Cambios tributarios del Presupuesto (ley 27.467)

Cambio en el valor de la tabla que tendrán los automotores para el impuesto a los Bienes Personales, que se considerarán al precio que publican los Registros de Automotores y no ya más por los valores que difunde la AFIP.

Otros aspectos que permanecen en el Presupuesto son: el premio que se otorgará a los consumidores finales por pedir facturas y la obligación que tendrán todos los que les vendan o presten servicios de recibir pagos con tarjetas de débito, cuestión que ya se encuentra prevista en la ley que aprobó el reintegro del IVA para las compras de sectores de bajos recursos. Además, se grava con derechos de exportación a los servicios prestados en el país que se destinen al exterior. En estas actividades se determina que la base imponible será el importe que se facture.

Se postergaría al 15 de septiembre del 2019 la obligación que había sido dispuesta por la ley 27.430, para que el Poder Ejecutivo cree la “Unidad de Valor Tributaria”, indicador que será usado en un futuro (que no sería muy cercano) para actualizar frecuentemente los mínimos y escalas que rigen en los impuestos que se determinen. También se crea un programa de beneficios fiscales para la construcción de viviendas sociales. Y se establece una contribución especial sobre el capital de cooperativas y mutuales que desarrollan actividades financieras y de seguros, medida que regirá para los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2019, siempre que el valor del capital supere cien millones de pesos.

  • Régimen simplificado para productores (ley 27.470)

Los productores de tabaco, caña de azúcar, yerba mate y té adheridos al Régimen Simplificado hasta la categoría “D” podrán optar por acceder a los beneficios fiscales de no pagar el componente impositivo de la mensualidad y sólo el 50% de la parte previsional en la medida que realicen exclusivamente actividades primarias siendo la actividad principal declarada ante la Administración Federal de Ingresos Públicos, alguna de esas actividades.