Kl-zPN5LU_930x525__1

Un jurado popular integrado por seis hombres y seis mujeres tomo la decisión de absolver por unanimidad al carnicero Daniel Oyarzún, que era juzgado por matar a un ladrón en Zárate en el año 2016 luego de que el delincuente lo asaltara en su carnicería.

Por el lado de la fiscalía solicitaron que el acusado fuera condenado por exceso en la legítima defensa. Por su parte la querella había pedido el homicidio simple, y la defensa solicitó su absolución.

Luego de tres audiencias y los alegatos finales, el jurado interpretó que hubo legítima defensa y que el carnicero no tuvo intención de matar al delincuente.

Luego de la finalizacion del juicio Oyarzún declaró: “Estoy contento porque se hizo justicia. Yo sabía que era inocente. Nunca dudé del resultado del veredicto”.

“Mi vida sigue criando a mi hija y laburando. Poder trabajar para tener mi carnicería, que es el sueño que tengo”, indicó al tiempo que resaltó que le queda una “gran tristeza” luego del hecho que protagonizó. “Voy a laburar para tener lo mío, lo que he perdido”, agregó.

Cuando se conoció la sentencia el carnicero rompió en llanto y se abrazó con su abogado y sus familiares más cercanos. Un instante después salió a la puerta de los tribunales de Campana y se encontró con el resto de su familia y sus amigos, quienes estuvieron en la puerta desde las 9 de la mañana.

Una vez ubicado en la puerta de los tribunales dijo: “Le digo gracias a toda la gente que me apoyó. A todos. Cuando escuché el veredicto lo primero que pensé es que iba a poder seguir criando a mi hija como lo venía haciendo, con la frente en alto”.

En ese mismo momento en el sector trasero de tribunales llegó una ambulancia para asistir a la mamá de Brian González, el ladrón al que mató el carnicero. La mujer sufrió un desmayo luego de haber escuchado el fallo. Una vez retirada la ambulancia, el resto de los familiares del fallecido salieron con gestos de dolor y angustia.

El alegato del doctor Ricardo Izquierdo, defensor de Oyarzún dio sus resultados. Durante su última alocución el letrado apeló a la sensibilidad y empatía del tribunal. “Ustedes van a decidir sobre la vida de Oyarzún, un trabajador como ustedes, un vecino como ustedes. Él es uno de ustedes” les dijo.

Según la investigación, Oyarzún salió a perseguir a los ladrones con su auto y en la huida los dos delincuentes se cayeron de la moto en la que se escapaban. Fue en ese momento que el carnicero alcanzó a uno de ellos, lo atropelló, lo aplastó contra un poste y lo hirió de gravedad. Horas después, el delincuente falleció.