1534429749570paolo roccaEl CEO de Techint, Paolo Rocca, fue procesado por el juez federal Claudio Bonadio en la causa conocida como los cuadernos de las coimas iniciada por las anotaciones del chofer Oscar Centeno.

En la investigación quedó corroborado el pago de coimas por parte de la empresa Techint a ex funcionarios del kirchnerismo para solucionar la situación de la empresa Sidor en Venezuela.

En la misma causa ya esta procesado Luis Betnaza, director de la compañía, a quien Rocca le había endilgado la responsabilidad por el pago de las coimas a los kirchneristas para que intercedieran ante el gobierno de Hugo Chávez por la estatización de la empresa Sidor que pertenecía al Grupo Techint.

Rocca en su declaracion indagatoria había dicho: “Con referencia a esta imputación yo no estuve involucrado en los pagos a los cuales se me ha hecho referencia, ni lo autoricé ni estuve en conocimiento de los mismos hasta que surgieron en la prensa en las últimas semanas”.

Por su parte el juez procesó a Rocca por los delitos de asociación ilícita, pago de coimas y dádivas y le trabó un embargo de 4.000 millones de pesos.

Bonadio también procesó al ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y a su ex secretario privado Martín Larraburu, ambos admitieron haber recibido dinero de la recaudación ilegal aportada desde el ministerio de Planificación para utilizarla en campañas electorales.

Abal Medina tambien recibió un embargo y otros procesados entre quienes se encuentran Alberto Padoán (presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario y vinculado a la firma Vicentín) y Rubén Aranda (de la empresa Chimen-Aike). En tanto, Claudio de Lassaletta -cuyo auto aparece relacionado a varios pagos de dinero-fue procesado por entregar dádivas y le trabaron un embargo por 30 millones de pesos.

 En la misma causa el juez determinó que no hay mérito para procesar ni sobreseer a otro de los empresarios importantes del país: Marcelo Mindlin. El juez consideró que no se puede probar que haya pagado coimas y le dictó la falta de mérito. Mindlin, poderoso empresario del área energética y que le compró la constructora IECSA a Ángelo Calcaterra-primo del presidente Mauricio Macri- se transformó en el primer hombre de negocios relevante en recibir una falta de mérito en el Caso Cuadernos.

Ademas  determinó lo mismo para otros indagados en la causa: Raúl Ibarra, Santiago Moresco, Miguel Ángel Marconi (de la firma Supercemento) y Guillermo Prokopiw (de Chimen-Aike).

Con esta resolución de Bonadio, se cierra la primera etapa del Caso Cuadernos.