multimedia.normal.ace3ea7e2a2e2822.736520616c7175696c615f6e6f726d616c2e6a7067En la jornada de hoy La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, intentará avanzar en un dictamen para reformar la ley de alquileres. De esta forma el Congreso volverá a ser el centro de otra discusión entre oficialistas y opositores en torno a dicho proyecto para modificar el régimen de alquileres, cuyo detalle grueso data de 1984.

El Gobierno impulsa una reforma que apunta a reducir el costo de la firma de contratos de locación y elimina la multas a los inquilinos por rescisión cuando falten pocos meses para su caducidad, entre diferentes puntos.

La reunión comenzará alrededor de las 14 hs. en el segundo piso del anexo C de la Cámara Baja, el bloque de Cambiemos intentará firmar un dictamen en base al proyecto aprobado por el Senado en el 2016, a una iniciativa presentada por Lipovetzky y a la propuesta del Gobierno.

El viernes pasado, el presidente Macri pidió avanzar en una reforma porque “desde hace décadas no hay una nueva ley” de alquileres. Y ademas destacó que el objetivo “es cuidar a todos aquellos que alquilan, y sienten que también les falta previsibilidad”.

Por su parte Lipovetzky expresó: “Vamos a avanzar en el proyecto para obtener dictamen mañana” (por hoy) y agregó, “es un problema que afecta a 7 millones de argentinos que alquilan y que no tenían una ley”.

La iniciativa gubernamental apunta, en sus ejes centrales, a la extensión de los contratos a tres años, y que los alquileres se actualicen cada seis meses en base a un promedio de salarios e inflación.

Ademas plantea eliminar las multas que se aplican a los inquilinos que rescinden el contrato en forma anticipada cuando faltan meses para concluir el acuerdo entre el propietario y el inquilino

Y establece que la comisión a las inmobiliarias sea pagada solo por los dueños del inmueble en alquiler.

El oficialismo impulsará un pack de cambios a la iniciativa de la senadora kirchnerista Silvina García Larraburu, el que obtuvo media sanción en el Senado en 2016.

Por su parte Larraburu dijo: “Es urgente que la normativa, consensuada con los inquilinos de todo el país, sea sancionada tal y como fue aprobada en el Senado por unanimidad”. Y señaló que “la norma busca que tanto propietarios como inquilinos dejen de estar en una situación jurídicamente ambigua, tanto con los aumentos escalonados como con la utopía de la no actualización”.

Uno de los puntos más importante del proyecto es el de la actualización de los precios de alquileres, que actualmente “aumenta muy por encima de los índices de inflación y de los salario” y que no incluye expensas, impuestos ni servicios. El proyecto de García Larraburu plantea aumentos anuales, no semestrales como viene sucediendo, y que estén fijados por un índice promedio entre inflación (IPC) y variación salarial (CVS). En cambio, el macrismo plantea un sistema de actualización cada 6 meses a partir de un mix entre inflación y variación salarial (lo estipulará probablemente el Indec).

El proyecto que obtuvo media sanción en la Cámara Alta plantea ampliar el plazo mínimo del contrato de 2 a 3 años. El fundamento principal es generar una mayor estabilidad para los inquilinos. En este punto, el proyecto de Lipovetzky, en sintonía con la Casa Rosada, también plantea que el mínimo del plazo de alquiler sea de 3 años.