El jefe de Estado aseguró que desde el Ejecutivo nacional “no” quieren “un Estado socio del narcotráfico”, y destacó la necesidad de “trabajar juntos” para combatirlo, porque se trata de “un negocio que durante años creció frente a un Estado que no hizo nada para pararlo”.

“Vamos a seguir adelante enfrentando las mafias. Hoy la lucha contra el narcotráfico es una política de estado”, manifestó Macri al encabezar, junto a jueces federales de todo el país y la Corte Suprema de Justicia, la jornada “Argentina sin narcotráfico”, en la que se presentó un proyecto que contempla la creación de 94 nuevos juzgados federales.

El Gobierno reforzará la lucha contra el narcotráfico en las fronteras, en particular en los límites con Bolivia y Paraguay, con el nombramiento de más de 90 jueces federal dentro de un plan de seguridad que fue anunciado por el Presidente.

El plan consiste en nombrar a 94 magistrados mediante concursos públicos y orales, que no deberán durar más de seis meses y que serán transmitidos en vivo por Internet para garantizar la transparencia del proceso.

Por último, Macri afirmó que “la suma del esfuerzo de todos hace la diferencia” en la lucha contra el narcotráfico, y valoró la tarea que desarrollan las organizaciones no gubernamentales y de la Iglesia Católica en el combate contra ese delito.

Compartir