Los estados partes del Mercosur exhortaron a Venezuela a “coordinar con la comunidad internacional el establecimiento de canales para el acceso de ayuda humanitaria”, y expresaron su “preocupación” por los hechos ocurridos en Nicaragua desde el  pasado 18 de abril.

Los presidentes del bloque Horacio Cartes (Paraguay), Michel Temer (Brasil) y Tabaré Vázquez (Uruguay), junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti, indicaron en un comunicado: “El creciente flujo migratorio de venezolanos genera la necesidad de coordinar esfuerzos para dar respuestas integrales de forma consistente con la dignidad y la preservación de los derechos fundamentales”.

En una declaración conjunta, al cierre de la cumbre presidencial del Mercosur que se celebró en Asunción, Paraguay, condenaron “todo tipo de violencia” en Nicaragua, y alentaron “al Gobierno y al pueblo de Nicaragua a retomar el diálogo nacional coordinado por la Conferencia Episcopal”.

Además, señalaron que el “objetivo” es “consensuar una solución pacífica a la grave crisis y apoyar los esfuerzos de cooperación a nivel de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para la investigación y esclarecimiento de los hechos de violencia”.

En sintonía, resaltaron “la importancia de fomentar la paz, restablecer el clima de convivencia pacífica, respetar la institucionalidad democrática y garantizar el derecho de la ciudadanía a manifestarse” en Nicaragua.

En cuanto a Venezuela, los cuatro socios regionales alentaron al gobierno de Nicolás Maduro a “establecer un sistema para el intercambio de información epidemiológica con los países de la región”, y reiteraron “su voluntad y compromiso de apoyar y acompañar al hermano pueblo venezolano en los esfuerzos que demande la mitigación de la crisis migratoria, humanitaria y social, que atraviesa actualmente”.

Según indicó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado, los estados partes  “reiteraron su firme compromiso con el proceso de integración del Mercosur, destacando que sus objetivos están orientados a la profundización del desarrollo y la mejora de la calidad de vida de sus pueblos; a la plena vigencia de la democracia y del estado de derecho; y a la protección, promoción y respeto irrestricto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales”.

Además, “resaltaron que el Mercosur se ha convertido en un actor preponderante del comercio internacional y prueba de ello es la amplia y dinámica agenda de relacionamiento externo”.

Compartir