in1542304435800Cerrando la semana el oficialismo obtuvo un duro revés en la cámara de Diputados a raíz del Partido Justicialista y perdió uno de los lugares en el Consejo de la Magistratura que daba por sentado que tendría en su poder hasta ayer a la tarde.

El Frente Para la Victoria, el Frente Renovador y el Peronismo Federal llegaron a consenso en la cámara y se quedaron con una de las sillas en el órgano encargado de la selección y acusación de los jueces nacionales y federales. De esta forma serán los diputados Eduardo “Wado” de Pedro, del FPV, y Graciela Camaño, del FR, los representantes de la Cámara baja en el consejo.

Hasta dicho acontecimiento el gobierno contaba con Mario Negri y con Pablo Tonelli como dos de los tres representantes en el organismo. Sin embargo la oposición reunió 131 firmas, 10 más que Cambiemos, y le qutó el lugar. Esta unión genera un simple interrogante “¿Puede traducirse el año que viene en un acuerdo electoral?”.

Todo indica que el radical Mario Negri, jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, sería el que deje el sillón. Quedaría Tonelli, del PRO, y el diputado Juan Manuel López, del riñón de Elisa Carrió, como suplente.

En el Gobierno esto generó un cierto malestar en las últimas horas. Un sector cree que el oficialismo podría haber obtenido dos lugares en representación de la Cámara alta, en vez de uno.

Es decir, en las representaciones del Senado y de Diputados en el consejo, el Gobierno no tendrá mayoría.