2739735w380Luego la multitudinaria movilización del día de ayer, el oficialismo intentará aprobar los allanamientos a los domicilios de Cristina Kirchner pedidos por el juez Claudio Bonadio. Es en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas, donde se conocieron las anotaciones de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta en el Ministerio de Planificación que conducía Julio De Vido.

El oficialismo consiguió el quórum para que comenzara la sesión después del medio día y fue ahí cuando la parte del peronismo que no está de acuerdo con aprobar los procedimientos se sentó en sus bancas. Cristina Kirchner también está en el recinto.

Se espera que hablen 24 senadores, los 18 anotados más los cierres de cada bloque que, son seis, en donde hablará la ex mandataria.

El juez que entiende la causa, Claudio Bonadio solicitó que se autoricen allanamientos a tres domicilios: el de Recoleta, ubicado en Juncal 1306, el de Río Gallegos en la calle Mascarello 441, y el de El Calafate en la calle Padre de Agostini y Los Tehuelches. La decisión debe pasar por el Senado porque así lo dispone la Ley de Fueros (25.320), que protege a los senadores de ir a prisión y de que allanen sus viviendas, entre otras cosas.

Si bien hubo dos intentos de debates, esta vez se espera que el oficialismo consiga los votos para aprobar los operativos. Miguel Ángel Pichetto, del bloque peronista no kirchnerista, dio “libertad de acción” a los legisladores.

Si bien varios senadores del PJ no quieran acompañar la medida, el propio Pichetto justificó su voto favorable diciendo que “es una medida de prueba que no define ningún rango de responsabilidad” y que “es una tarea que realiza el magistrado al cual no se le puede impedir llevarla adelante en el marco de esta investigación”.

Por su parte el Frente para la Victoria cerrará filas para defender a Cristina Kirchner y votarán todos en contra.

Ademas de discutir la situación de Cristina Kirchner, el senado buscará darle sanción definitiva a la iniciativa para recuperar los bienes de la corrupción, que ya tiene media sanción en Diputados. Sin embargo, al no haber consenso entre todos los bloques sobre cuál es el texto que debe aprobarse, se espera una larga discusión y hay posibilidades de que el debate se estanque.