dolares_economicosEl dólar cerro la semana con la misma tendencia que marco casi todos los días de la semana y cayó 53 centavos, cerrando su precio a $ 38,91, según el promedio del Banco Central. En el Nación bajaba 36 centavos, a $ 38,91.

La moneda en el mercado mayorista caía 20 centavos llegando a $ 38,14. Este mercado es donde operan bancos, grandes empresas y el Banco Central, y cuya cotización termina incidiendo luego en el canal minorista, donde compran los ahorristas.

Mientras tanto la Bolsa porteña caía -1,6%, con las principales bajas para Agrometal (-6,2%), Transener (-4%), TGS (-3,9%), Cresud (-2,8%), Francés (-2,8%), Central Puerto (-2,7%), y Tenaris (-2,7%).

Los ADR de empresas argentinas en Wall Street registraban mayoría de caídas, principalmente TGS (-3,7%), Central Puerto (-2,4%), Ternium (-1,3%), Corporación América (-1,2%), Tenaris (-1,1%), Despegar (-0,9%), Supervielle (-0,7%), Banco Francés (-0,6%), Mercadolibre (-0,6%), y Grupo Galicia (-0,5%).

Y también sufrían los bonos en dólares, con descensos para el Par con ley argentina (-3%), Bonar 37 (-2,2%), Bonar 24 (-1,2%), Bonar 18 (-0,9%), Discount (-0,8%), Bonar 2020 (-0,5%), y el Centenario (-0,3%).

Revirtiendo la tendencia a la baja que se observó entre lunes y miércoles, el jueves el dólar escaló 70 centavos y cerró a $ 39,44, según el promedio del Banco Central.

En este rebote influyó la reversión del escenario internacional, donde crecieron los temores por la suba de la tasa de interés en los Estados Unidos. La tasa que pagan los bonos a 10 años emitidos por el Tesoro de ese país saltó a 3,20% y renovó los temores a un fortalecimiento del dólar, lo que provoca temblores en el resto del planeta.

Los bonos de la deuda cayeron cerca del 2% y el índice Merval de acciones líderes retrocedió 3,4% en pesos, que sumado a la apreciación del dólar da una caída del Merval, en dólares, cercana al 6%.

Pese al rebote el dólar, el tipo de cambio se mantiene prácticamente en el centro de la banda de flotación. El mayorista cerró en $ 38,34, prácticamente a la misma distancia del piso que del techo de la denominada “zona de no intervención” que se impuso el Banco Central.