“Este viaje va a ser revolucionario y la cantidad de argentinos que me acompañan demuestran el entusiasmo que hay en Argentina y la confianza de sumar e integrarse con los hermanos de China”, dijo Macri durante la recepción en el hotel World Summit Wing, de la que participaron alrededor de 800 invitados, entre ellos empresarios chinos y argentinos.

El mandatario volvió a pronosticar que “los próximos 10 años van a ser más importantes que los 45 que compartimos de relación entre ambos países”, y aseguró que existe en Argentina “mucho interés en intercambiar cultura, deporte, turismo, comercio, infraestructura e inversiones”.

“Hay mucho para construir entre ambos pueblos”, remarcó y agregó que, por la calidad de sus recursos humanos y naturales, Argentina es “uno de los países con mayor potencial de crecimiento en el mundo”, tras lo cual expresó su convicción de que, “con el trabajo con China” ese potencial “se va a convertir en realidad”.

Por su parte, el vicepresidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, Ma Peihua, dijo que entre ambas naciones “se han logrado fructíferos resultados con beneficios tangibles para los dos pueblos en transporte, cultura, educación y tecnología”.

“La amistad y el intercambio se vuelven dinámicos. Seguiremos trabajando a la par de Argentina promoviendo la cooperación en aras de profundizar las relaciones bilaterales”, añadió ante el auditorio del que formaban parte los funcionarios argentinos y la primera dama, Juliana Awada.

“Tomemos este aniversario como un nuevo punto de partida y un esfuerzo para un futuro más promisorio para beneficiar más a ambos países y pueblos”, finalizó el dirigente asiático.

Tras los discursos, el embajador argentino en China, Diego Guelar, firmó un acuerdo con la directora de la escuela Dayu School, que tomará como segunda denominación la de Colegio de la Amistad Chino-Argentina. Por su parte, el presidente Macri descubrió una placa que se instalará en ese establecimiento educativo, que tendrá al español como segundo idioma, y felicitó a los niños del coro escolar que interpretó los himnos de ambos países.

Compartir