El presidente Mauricio Macri inauguró el Metrobus del Bajo,  oportunidad en la que expresó que esta obra es una “realidad, no relato” y advirtió que son muchos los que tiran “piedras en el camino”, pero agregó: “somos tantos los que creemos en lo que estamos haciendo, que vamos a usar esas piedras para hacer más kilómetros de rutas, hospitales, obras…”.

Macri destacó que la obra impacta a 300 mil pasajeros que utilizan este corredor de la red de la Ciudad, -éste es el octavo- que se extiende sobre las avenidas Leandro N. Alem y Paseo Colón, entre Plaza San Martín y la avenida Independencia.
Une Retiro con el sur de la Ciudad, conectando con las líneas A, B, C, D y E del subte, los ferrocarriles Mitre y San Martín, la Terminal de Combis Madero, Microcentro Peatonal y Ecobici. Tiene una extensión de 2,9 kilómetros y  25 paradores, conecta 30 líneas y revitaliza los barrios de Retiro, Puerto Madero y San Telmo. La obra, que comenzó el 2 de noviembre de 2016, beneficiará a más de 300 mil personas, ahorrándoles el 45 por ciento de tiempo de viaje.

Con esta habilitación, destacó Macri, se cumple “el compromiso de  que las obras que se van a empezar y terminar en las fechas en las que nos comprometemos”, señalando que esto es “la realidad, no relato” pues “son transformaciones que van a para siempre, pensadas en el largo plazo” y que “van a unir a los argentinos”.
Puso de relieve, además, el premio que obtuvo el Metrobus de la avenida 9 de Julio, como “el mejor transporte público” en Alemania, compitiendo entre 57 países.

Más allá de la obra en sí, agregó, es una obra que hace a la calidad de vida, para que la gente “viva mejor; no es corrupción como ha sido con otras obras públicas” y se ha hecho “cuidando el dinero de la gente, para hacer cosas que le mejoren la vida”.

Compartir