El ministro de Relaciones Exteriores aseguró que la Unasur se está usando en la actualidad como “una tribuna de discusión ideológica y política” en vez de ser un espacio “para generar una mayor interconexión y una mayor integración física y energética” regional, que fue el objetivo de su creación.

“Esto es lo malo de que un organismo (Unasur) que se creó a nivel regional para generar una mayor interconexión y una mayor integración física y energética, haya pasado a ser un escenario de discusión de posiciones políticas o ideológicas. Este es el error que nosotros percibimos hoy en la Unasur: lo estamos usando como tribuna de discusión ideológica y política”, enfatizó.

En ese marco, afirmó que el gobierno de Mauricio Macri “no es un gobierno ideológico”, y aclaró: “No tener una política exterior ideológica no quiere decir que no tengamos una política exterior con ideas”.

“El gobierno del presidente Macri tiene un alto contenido de sensibilidad social, de valores cristianos, digamos: tratamos de que nadie quede excluido. Eso no te hace ni de derecha ni de izquierda”, resaltó.

Para el canciller, “Argentina ha ido haciendo cambios y reformas estructurales que la colocan en un plan de atractividad. En términos de inversiones: de confianza; de inversiones y comercio. Lo que aquí está presente es que con este gobierno han habido reformas que orientan o colocan a la Argentina en un nuevo horizonte”.

“El gobierno del presidente Macri está adoptando medidas y haciendo cambios que son reformas en el modo en que la Argentina trabaja la interna y cómo se vincula con el mundo, y cómo se presenta de una manera más competitiva. No podemos leer las reformas estructurales dentro de Argentina a la luz de una discusión tarifaria, como tampoco podemos hablar de las reformas estructurales solamente en análisis de lo que pudo haber sido la discusión previsional”, destacó.

Por último, se refirió a la suba del dólar: “El dólar está aumentando, corrigiéndose prácticamente en todas las divisas a nivel mundial. Y esto también ocurre en la Argentina. Nuestro sistema cambiario permite la flotación de la moneda y ésta registra los impactos en función del mercado internacional y de discusiones que se dan dentro de la economía argentina”.

Compartir