“Este es un momento impresionante para la Argentina. Argentina está nuevamente presente en el mundo”, enfatizó el hombre elegido para reemplazar a Susana Malcorra al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En ese marco, la saliente jefa de la diplomacia Argentina volvió a elogiar a Faurie, el actual embajador en París que la reemplazará desde el 12 de junio próximo, y señaló que ideológicamente “el Gobierno es una mezcla de cosas”.
Recién llegado al país, el futuro canciller destacó que tiene “muchísima expectativa” con lo que pueda hacer al frente de la Cancillería ya que, resaltó, “Argentina va a tener eventos muy grandes en el tiempo por venir”.

El jefe de Protocolo durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem y vicecanciller de Carlos Ruckauf, adelantó que “los objetivos son de continuar construyendo esta presencia de Argentina en el mundo y de hacerlo de una manera positiva aceptando todos los desafíos que tenemos”.
En declaraciones a radio Con Vos, Faurie repasó que el país va a “ser la sede de la conferencia de la XI Organización Mundial del Comercio”, donde “discutiremos y trataremos de hacer un aporte constructivo”, mientras que “después tendremos toda la presidencia durante todo el 2018 del G20”.

“Es un momento realmente impresionante para la Argentina, por el hecho de poder estar desde la Argentina con la visión de un país en crecimiento, en desarrollo, que tiene que resolver todavía muchísimos problemas y poder dar un aporte a los grandes actores de la comunidad internacional con un diálogo que siempre va a ser constructivo, positivo y con una mirada diferente”, indicó.
En tanto, Malcorra analizó que la actual administración exhibe el “porcentaje de presupuesto dedicado a temas sociales más alto de la historia de la Argentina” y, al remarcar que ideológicamente “el Gobierno es una mezcla de cosas”, reflexionó que es por eso que al presidente Mauricio Macri “lo critican tanto por izquierda como por derecha”.

Además, salió al cruce de especulaciones de referentes kirchneristas al advertir que su renuncia al frente de la Cancillería “no tiene nada que ver” con la causa de corrupción que involucra a la constructora brasileña Odebrecht, y ratificó que su decisión está orientada a “repriorizar” su situación personal y familiar.
La funcionaria reiteró que su decisión de alejarse del Ministerio de Relaciones Exteriores “se empezó a procesar en las Fiestas (de fin de año) y se fue dilatando porque siempre hay una buena razón para involucrarse en muchos temas”.

Por último, al destacar el “alto” porcentaje que el gobierno “dedicó a temas sociales”, Malcorra reflexionó: “No estoy segura que eso sea por convicción, pero sí por un entendimiento de la realidad del impacto que toda la política de los últimos años ha tenido sobre la gente y un entendimiento de que hasta que la economía llegue a un punto de crecimiento que lo permita, va a haber que ser muy heterodoxos en lo que se haga”.

Foto vía: cronista.com

Compartir