En ese marco, Macri y los principales directivos de la entidad fabril coincidieron en que los juicios laborales no benefician al trabajador y que son una de las principales cuestiones que explican el alto nivel de trabajo en negro que exhibe la economía.
“Estuvimos conversando el tema laboral y estamos totalmente de acuerdo con los dichos del Presidente del otro día (cuando Macri habló de una “mafia de los juicios laborales”), porque esto aumenta terriblemente los costos y eso no es algo que vaya en beneficio del trabajador, sino al contrario, porque hace que haya más trabajo en negro en vez de trabajo registrado”, señaló al término del encuentro el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, en una rueda de prensa brindada en Casa de Gobierno.

Sin embargo, Acevedo negó la posibilidad de reformas a la normativa laboral. “No estuvimos hablando de reforma laboral, ni nada por el estilo, sino que estuvimos hablando del problema en sí que es un costo argentino”, enfatizó el directivo fabril.
Por su parte la Cámara Argentina de Comercio respaldó los dichos del presidente Mauricio Macri sobre “la distorsión de los juicios laborales” y advirtió que esa situación “provoca injusticias y atenta contra la creación de puestos de trabajo”.
La entidad consideró que “las manifestaciones del señor presidente no constituyen meras cuestiones de oportunismo político, sino que tienen, por el contrario, su origen en una patología de larga data”.
Además, la institución sostuvo que “apoya las reformas impulsadas por el Poder Ejecutivo para eliminar estas condiciones abusivas que traban el crecimiento y el bienestar de nuestro país”.

“En virtud de las declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre la distorsión de los juicios laborales, la CAC, que tiene una larga trayectoria luchando contra estas estructuras minoritarias encaramadas en los poderes de gobierno, sostiene que dicha situación provoca injusticias y atenta contra la creación de puestos de trabajo”, expresó la entidad en un comunicado.
La cámara recordó que se ha venido “oponiendo en los últimos diez años en el Congreso de la Nación a un cúmulo de proyectos de leyes laborales que, lejos de proteger al trabajador, lo perjudican, ya que no buscan garantizar la integridad de su salud, el trabajo digno y el salario justo, sino que, por el contrario, persiguen el mero resarcimiento económico vehiculizando su obtención mediante la facilitación del reclamo judicial”.
La CAC también juzgó que los dichos de Macri sobre la industria de los juicios laborales “tampoco comportan ataques al Poder Judicial” y “menos aún al fuero del trabajo, ni a sus jueces laborales de carrera que, desempeñando su función durante largos años, los han venido haciendo con gran honestidad, prudencia y eficacia técnica”.
“El gran daño no solo repercute en el trabajador como ser humano, al cual paradójicamente se pretendería proteger, sino también en el sector PyME –la parte más numerosa y débil del sector empresario-, destruyendo dichas empresas como fuente de trabajo y generando desocupación”, concluyó.

Por último la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) expresó que “comparte la preocupación” planteada por el presidente Mauricio Macri sobre la industria de los juicios laborales y aseguró que esa situación origina “consecuencias directas sobre la generación de empleo genuino y las decisiones de inversión de las empresas”.
“ABA comparte la preocupación expresada recientemente por el Presidente de la Nación sobre el funcionamiento de la Justicia del Trabajo en distintas jurisdicciones”, manifestó el presidente la entidad Claudio Cesario. El directivo sostuvo que “el actual estado de situación se caracteriza por tener una alta litigiosidad e incentivar una verdadera ‘industria del juicio’ en la materia, con consecuencias directas sobre la generación de empleo genuino y las decisiones de inversión de las empresas”.
En tal sentido, Cesario afirmó a través de un comunicado que “existen decisiones judiciales que por sus excesos ponen en riesgo la viabilidad y supervivencia de las empresas en general, y de las pymes en particular, afectando la competitividad de la economía en su conjunto”.

 

Compartir