Tras 17 años de ausencia, el Papa visita Egipto, tres semanas después de que dos ataques yihadistas mataran a 45 personas e hirieran a un centenar más en dos iglesias cristianas coptas en las ciudades de Alejandría y Tanta, en la celebración del Domingo de Ramos.

El papa Francisco, a quien precedió en El Cairo Juan Pablo II en el año 2000, ha subrayado ante líderes musulmanes y cristianos que “la paz es sagrada y no se puede perpetrar ningún acto violento en nombre de la religión o en nombre de Dios”.

El Obispo de Roma, ha instado a los líderes religiosos a “denunciar las violaciones contra la dignidad humana y los derechos humanos”.

Francisco ha asegurado que para prevenir conflictos y construir la paz hay que eliminar la “pobreza y la explotación, donde más fácilmente actúan los extremismos, y bloquear los flujos de dinero y de armas a quienes fomentan la violencia”.

 

Foto vía: prensa-latina.cu

Compartir