“Heredamos estas cosas del kirchnerismo. Tenemos que resolver este problema. Hemos definido un camino gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas para los próximos tres años, aprovechando la confianza que generamos en estos 15 meses para que el mundo financie esa transición y no tengamos que recurrir como hacía el gobierno anterior a la máquina de emitir pesos, con las consecuencias en la inflación”, enfatizó el funcionario.

Frigerio admitió que para lograr equilibrar las cuentas públicas “este es un año complicado porque es electoral, pero vamos a seguir trabajando y esperamos que el año que viene podamos avanzar en una reforma del sistema fiscal federal, de la mano de una reforma tributaria ambiciosa, y dentro del marco de responsabilidad fiscal tanto a nivel nacional como subnacional”.

Con respecto a la inflación, el ministro evaluó: “está bueno que en Argentina cada vez haya mayor coincidencia en la necesidad de terminar con la inflación. Cada vez se escuchan menos voces a favor del proceso inflacionario. La inflación es no solo de los peores impuestos para las clases sociales más vulnerables, sino también una traba para el crecimiento sostenible y la inversión”.

“Tenemos en claro la necesidad de contar con un Banco Central independiente. Uno puede estar más o menos de acuerdo con alguna decisión específica del Banco, pero no respecto a que tiene que seguir combatiendo a la inflación con todas las herramientas que tiene”, señaló.

Foto vía: ncn.com.ar

Compartir