image5b9e84c45033bEl ex secretario de Obras Públicas, José López, se convirtió en “arrepentido” en la causa de los cuadernos de la corrupción y pidió ampliar su declaración indagatoria en el juicio oral que se lleva en su contra por enriquecimiento ilícito.

Además de hablar de los nueve millones de dólares que tenía cuando fue al convento de General Rodríguez, el ex funcionario podría aporta informacion sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, asesinado en su departamento de Puerto Madero después de denunciar a la ex presidenta Cristina Kirchner por encubrimiento al atentado contra la AMIA.

Trascendió que López tendría intenciones de aludir a la muerte de Alberto Nisman. Se desconoce qué información podría aportar López sobre este caso.

López comprometió Cristina Kirchner en la causa de los cuadernos asegurando que los casi 9 millones de dólares que llevó al convento pertenecían a la ex jefa de Estado. Y acusó directamente a Fabián Gutiérrez un ex secretario de la presidente a quien señaló como el responsable de darle el dinero que llevó al convento.

También aseguró que la plata se la habían dado personas a las que él no conocía. Al declarar ante Stornelli y apuntar hacia Cristina Kirchner, López se mostró visiblemente atemorizado. Ya un rumor señaló que en aquel momento había hecho referencia a la muerte de Nisman. Sin embargo, el propio Stornelli admitió que no todo lo que el ex funcionario contó quedó asentado en el acta.

López quedó bajo el programa de protección de “imputados-colaboradores” luego de declarar en la causa de los cuadernos de la corrupción. El fiscal Carlos Stornelli señaló que “López estaba con mucho miedo; meditó mucho en decir las cosas. Él describe el acta y por qué estaba asustado. Era comprensible”. El fiscal añadió que López “contó algunas cosas que no quiso que pongamos en el acta”.

López está acusado de ser el dueño de los casi 9 millones de dólares que le encontraron el 14 de junio de 2016, en el convento de General Rodríguez.

El 11 de agosto pasado López aseguró: “Ese dinero no me pertenecía, me usaron a mí para no quedar expuestos ellos”, pero jamás explicó quiénes eran “ellos”, pero advirtió: “No lo sé, ni quiero saber”.

Pero al convertirse en arrepentido en la causa de los cuadernos, López le dijo a Stornelli que los 9 millones de dólares que llevó al convento eran de Cristina Kirchner y que se los dio el secretario privado de la ex presidente Fabián Gutiérrez, quien lo citó en el Hotel City, y le comunicó, en nombre de ella, que había “que mover plata”.

Según dijo, el 13 de junio de 2016, el ex funcionario recibió los bolsos en su domicilio, y como no sabía a dónde llevarlos, contó que tuvo la idea de guardarlos en el convento de monjas que tanto él como Julio De Vido frecuentaban y donde donaban dinero del Estado. Según declaró, el ex funcionario siempre tuvo en cuenta que Fabián Gutiérrez era el vínculo con Cristina, y que tanto los dólares como las joyas, entre las que había relojes Rolex, gemelos, collares, pulseras y anillos, eran pertenencias de la ex presidente