not_930553_14_200147

El ex secretario de Obras Públicas, Jose Lopez, del ministerio de Planificación durante el gobierno de Cristina Kirchner, llegó a un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli  para convertirse en “imputado arrepentido” en el marco de la la causa que investiga los cuadernos de las coimas.

Luego de declarar Lopez pidió ser incorporado al Programa de Testigos e Imputados Protegidos aunque no pidió ser excarcelado. Dentro de sus demandas solicitó no volver al penal de Ezeiza.

En ese sentido, fuentes judiciales aseguraron a Infobae que López hizo aportes “muy importantes” y aportó “datos nuevos” a la investigación en torno al entramado de corrupción en la obra pública.

Aun falta que el juez Claudio Bonadio homologue el acuerdo.

López a su vez está siendo juzgado por el Tribunal Oral Federal 1 donde es acusado del delito de enriquecimiento ilícito en el marco de la investigación que se inició en el año 2016, cuando fue detenido en un convento tirando bolsos que contenían casi 9 millones de dólares.

“Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar, agregando además ridiculeces inexplicables y que yo no tuve otra alternativa que obedecer”, fueron las palabras del ex funcionario ante el Tribunal Oral Federal Nº 1 de la Capital Federal.

Y ademas agregó: “Cuando antes señalé que es dinero de la política es porque así me lo indicaron, pero en realidad lo que quise referenciar es que ese dinero era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar. No es una persona sino varias y yo mismo no sé bien quiénes son todos ni quiero saberlo”.

Julio Lopez es juzgado junto a otros seis imputados. Entre ellos su esposa, María Amalia Díaz, y el tribunal está integrado por los jueces Adrián Grünberg, José Antonio Michilini y Ricardo Basílico.