f800x450-73058_124504_25El ex secretario de Nestor Kirchner, el ya fallecido Daniel Muñoz, aparece junto a su familia como personajes clave moviendo grandes sumas de dinero en la causa de los cuadernos de las coimas, y quedaron muy complicados legalmente. La Cámara Federal dejó hoy muy cerca de indagatorias y detenciones a la viuda de dicho secretario, Carolina Pochetti, y a su entorno todo en el marco de una causa por lavado de dinero que analiza cómo compró los bienes en el exterior y que fueron descubiertos a través de la investigación Panamá Papers.

Los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia fueron quienes tomaron la decisión desde la Sala II de la Cámara Federal, al hacer lugar a un pedido del fiscal Carlos Stornelli contra una decisión del juez Luis Rodríguez.

Diferentes declaraciones en la cuasa hablan de cómo Muñoz recibía el dinero que se movía en el auto del chofer Oscar Centeno en el departamento de la ex presidente Cristina Kirchner. Algunas de las versiones también indicaban que Muñoz había conseguido valijas más pequeñas para quedarse con una diferencia.

El juez quien esta a cargo de la causa, Claudio Bonadio, le pidió a Rodríguez que le envíe el expediente. Trascendió que las defensas solicitaron la eximición de prisión.

En el inicio de la investigación se probó que Sergio Todisco junto a su esposa Elizabeth Ortiz Municoy habrían creado al menos 14 empresas en Miami y en el estado de Delaware, entre el año 2010 y el 2015, que fueron el canal para la adquisión de 16 propiedades.

Todisco dejó su puesto en febrero de 2015 y su reemplazante fue Perla Aydeé Puente Reséndez, con el fin de ocultar los verdaderos dueños de la offshore. Ese mismo año, Reséndez reemplazó a Todisco en ocho de las catorce sociedades creadas en Miami ya que se sospechaba que la investigación de Panamá Paperse había salido a la luz, analizó el fiscal Stornelli.

Lla Oficina Anticorrupción y la Procuración de Investigaciones Administrativas aportaron a la investigación, mientras que se le pedía distinta documentación a la AFIP sobre una cadena de empresas y se cruzaron dato de salidas y egresos del país de los imputados. Pero además se logró que Estados Unidos mandara información clave para la causa.

Con toda esa información, Stornelli pidió las indagatorias y detenciones de Carolina Pochetti, Sergio E. Todisco, Elizabeth E. Municoy, Carlos A. Gellert, Perla A Puente Resendez y Carlos Temístocles Cortez. Todos vínculados de manera personal, familiar o de otro tenor con el matrimonio Muñoz.

El juez Rodriguez no hizo lugar al pedido y Stornelli llegó a la Cámara Federal, en donde tuvo éxito. Los camaristas Irurzun y Bruglia afirmaron que “los elementos de la causa permitían sospechar que los imputados habían conformado una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero, con el fin de canalizar convertir, transferir, administrar, vender, disimular y/o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita”.

Según la Fiscalía, “los documentos enviados por el Departamento de Justicia de los EEUU mostraban que se habían aplicado esos fondos en la adquisición de dieciséis bienes inmuebles en Nueva York y Miami. A partir de 2013 pero principalmente entre 2015 y 2017, aquellos fueron vendidos obteniéndose una suma cercana a los USD 73.406.300. Una parte fue reintroducida en el sistema bancario y luego transferida a entidades financieras de otros estados de ese país, así como a México (capital) y China (Hong Kong). También se presumen envíos de dinero a Andorra, concretamente a cuentas a nombre de diferentes empresas y personas”.