8139986592289322_1Un nuevo planteo realizado por La Cámpora amenaza con correr a Claudio Bonadio del caso conocido como los cuadernos de las coimas, en donde la ex presidente quedó procesada como jefa de una banda que funcionó, en connivencia con ex funcionarios y empresarios, para quedarse con negocios del Ministerio Público.

Eduardo “Wado” de Pedro, diputado nacional, le pidió a la Cámara Federal que corra a Bonadio del expediente del caso. Si tiene éxito en su reclamo, el juez será apartado del expediente. Por eso, eran muchos los abogados defensores que hoy estaban pendientes de su presentación.

El magistrado ya tomó indagatoria a De Pedro, a José Ottavis y a Andres Lárroque, y ademas llamó a indagatoria a Máximo Kirchner y Julián Álvarez quien seguirá la estrategia de De Pedro.

De Pedro le expresó a los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi: “Se quieren saldar cuestiones personales o situaciones políticas con esta causa. Siento que se vulneran mis garantías y estamos ante un pésimo ejemplo respecto del funcionamiento de las instituciones si cae en letra muerta el artículo del Código Procesal que permite la recusación”.

La defensa se basa para su reclamo en un inciso del artículo 55 del Código Procesal Penal que sostiene que “el juez deberá inhibirse de conocer en la causa” si “antes de comenzar el proceso alguno de los interesados le hubiere promovido juicio político”. De Pedro recordó que como integrante del Consejo de la Magistratura, en su condición de representante político de la Comisión y Disciplina del organismo, firmó sanciones contra Bonadio, una de ellas que implicó una multa que le retenía el 30 por ciento del sueldo. Esas sanciones fueron en marzo y agosto de 2014, antes del inicio de la causa de Gas Licuado, que se anexó a la causa de los cuadernos.

De Pedro le dijo a Cámara: “Me tocó en mi función analizar denuncias contra Bonadio y tuve que resolver e impulsar dos juicios políticos, y sancionar al magistrado. Sin pensar que me iba a encontrar con una situación como esta. Y al ver la declaración de José López y la cuestión sobre su beneficio como arrepentido, veo que me citan por los dichos de terceras personas que refiere López y que esas terceras personas desmienten. El primer sentimiento entonces es de persecución”.

Elizabeth Gómez Alcorta, su abogada, se explayó en otro punto: las explicaciones que dio en su momento Bonadio ante esas investigaciones del Consejo de la Magistratura demuestran –a juicio de la defensa- que “las dudas” de De Pedro “son razonables sobre la imparcialidad del magistrado”.

Por su partel el juez Bonadio calificó de “grosera, impúdica y deleznable la actuación” de los consejeros que firmaron su sanción y de manera mucho más explícita llamó “extenso bodrio” a la resolución que armaron. “El tono no es inofensivo sino que robustece las numerosas dudas sobre su imparcialidad”, señaló la abogada.

Ademas la defensa le pidió a la Cámara Federal resolver esta cuestión a la luz de un precedente: el apartamiento de Bonadio de una causa que investigaba el mal estado de las cárceles. En aquel momento, Bonadio llamó a indagatoria al entonces ex ministro de Justicia Horacio Rosatti (hoy juez de la Corte Suprema) y al ex funcionario Pablo Lanusse (hoy abogado defensor en la causa cuadernos). Pero la Cámara Federal aceptó la recusación que impulsó Rosatti porque entendió que Bonadio se debió haber apartado. Es que Rosatti había ordenado investigar el papel de Bonadio en la investigación sobre las irregularidades del caso AMIA.

“Si por aquella situación la Cámara apartó a Bonadio, aquí hubo una sanción explícita de parte de mi defendido para dar por fundado su temor de parcialidad. Y cuando uno ve las razones por las cuales De Pedro fue llamado a indagatoria, esas dudas se convierten en certezas”, agregó la abogada.