La Confederación General del Trabajo (CGT)  pidió “respuestas” al Gobierno nacional, “cambios en el programa económico”, y afirmó que la medida es “el fracaso del diálogo social y de la política”.

“Hay una nueva oportunidad, espero que este Gobierno haya leído el paro de hoy. Esta CGT va a seguir teniendo al prudencia que debe tener pero los tiempos son cada vez más cortos porque el hambre no espera”, advirtió Carlos Acuña, uno de los triunviros de la central obrera durante una conferencia de prensa.

En ese sentido, Acuña aseguró que la CGT tuvo “la suficiente prudencia” y no se dejó “llevar por tironeos ni de un lado ni del otro”, y resaltó: “Solo escuchamos a los trabajadores y a los que no tienen representación. Hemos dialogado con todos los sectores”.

“Hoy nos encontramos con agresiones por parte del Gobierno. Se hacen los distraídos y hacen como que está todo bien. Claro que el paro no soluciona. Lo que soluciona los problemas de la gente son las repuestas que el Gobierno debe dar y no da. El Gobierno tiene una nueva oportunidad de reconocer con humildad y sensibilidad lo que está pasando en el país”, sentenció.

Por su parte, el triunviro Juan Carlos Schmid afirmó que “la CGT llegó a esta determinación (de realizar una medida de fuerza) después de haber agotado todas las instancias en los diversos planos institucionales”.

“Se está desarrollando un paro en toda la Argentina con un altísimo nivel de acatamiento. Un paro general en un país significa el fracaso del diálogo social y de la política. La CGT ha llegado a esta determinación después de haber agotado todas las instancias en los diversos planos institucionales para encontrar alternativas. El Gobierno tiene que corregir su programa económico, más allá del convenio colectivo y de las paritarias”, enfatizó.

En ese marco, Schmid afirmó que el sindicalismo buscará hacerle saber al FMI sus reclamos “para que no se diga que hay una cerrazón del sindicalismo argentino para tratar los grandes problemas de la Argentina”.

El sindicalista resaltó que “la protesta, el malestar, el descontento ha desbordado el encuadramiento sindical”, y enfatizó: “Para que nadie tenga lugar a dudas: paramos para poder seguir trabajando, y por eso vamos a explorar las discusiones en los más altos niveles”.

En tanto, Héctor Daer explicó que la medida de fuerza no se realizó porque creen que “el paro es un fin en sí mismo. Sino porque estas políticas ya sucedieron en nuestro país y tuvieron desenlaces totalmente maliciosos para sectores amplios de nuestra sociedad”.

“Somos peronistas, y eso no cabe dudas. A veces brotan los pelos en todo el cuerpo, ese es el tema. Pero cabe recordar que cuando el actual presidente era candidato, fue a la inauguración con tres personas más de una estatua del general Juan Domingo Perón”, sentenció Daer, en una clara alusión al dirigente camionero Hugo Moyano.

Compartir