La Iglesia difundió el documento de la semana Social 2018, con el eje puesto en la preocupación por la situación de los pobres y el impacto de los reajustes tarifarios, donde sugiere poner el eje en “una más equitativa distribución de la riqueza”.

“La pobreza debe estar en el centro de las preocupaciones de la democracia,”, sostiene el documento, donde la Iglesia pidió poner el “eje en una más equitativa distribución de la riqueza” y “la aplicación de nuevas normas éticas sobre el sistema financiero”.

“El Papa Francisco nos convoca permanentemente a buscar caminos para la promoción social y a rechazar modelos que anteponen el interés económico o sectorial, con sus políticas que colocan la dignidad humana en la periferia de las preocupaciones”, sentencia el documento.

Además, pide solucionar “las asignaturas pendientes”, en particular con “la deuda que la política tiene con los pobres, en especial con los menores sometidos a los flagelos del desamparo, del trabajo infantil, la explotación y la trata de personas”.

Compartir