281494Mientras Pablo Moyano se encuentra regresando de Singapur donde participó del Congreso Mundial de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), el juez de Avellaneda Luis Carzoglio el pedido de detención que el último viernes hizo el fiscal Sebastián Scalera.

El magistrado definiría a en las últimas horas de la jornada de hoy si el actual vicepresidente del Club Atlético Independiente conserva la libertad o va a prisión, sospechado por Scalera de integrar una asociación ilícita.

El pedido se basa en testimonios de barras bravas detenidos, entre ellos el mas resonante es el de Pablo “Bebote” Alvarez, jefe de la tribuna, detenido desde el mes de noviembre del año 2017, y en la interpretación de conversaciones telefónicas hechas sobre los implicados, el fiscal avanzó en la acusación sobre Moyano respecto de su participación en la organización en su calidad de líder.

El Fiscal considera a Pablo Moyano sospechoso de formar parte de una asociación ilícita junto a la primera línea de la barra, que se dedicaba a defraudar al club de Avellaneda a través de la venta ilegal de entradas y el uso de socios truchos, operaciones por las que el club no percibía ingresos.

El pedido de detención podría denegarse si el juez considera que los argumentos que aporta Scalera en su resolución no son suficientes para privar de la libertad a Moyano, comentó a este medio una fuente que conoce el expediente, quien no descartó que Carzoglio finalmente rechace la solicitud del fiscal.

Por otra aparte de Pablo Moyano también está siendo investigado el secretario general de Independiente, y mano derecha de los Moyano, Héctor “Yoyo” Maldonado, sobre quien por ahora no pesa el pedido de detención. Maldonado, por ahora, es sospechoso de ser un “miembro” de la organización pero no se descarta que se lo reubique en la estructura.

Si bien al principio también se incluía a Hugo Moyano en la asociación ilícita, hasta el momento no se encontraron pruebas firmes para acusar al histórico líder de Camioneros y actual presidente de Independiente.

Por su parte Pablo Moyano respondió desde Singapur. Aseguró que no cree que lo detengan cuando aterrice en Ezeiza y calificó de “payaso” a Scalera.

Para el padre del acusado, Hugo Moyano, se trata de “una movida para tapar el retroactivo que piden del pago del gas. Como le ha salido mal, ponen todo este tipo de excusas para distraer la atención de la gente que la está pasando mal”.

“Los abogados están trabajado y ven que no hay ningún motivo real para hacer este tipo de acusaciones. Nosotros hemos pedido la apertura de paritarias, el martes tenemos una reunión en el Ministerio de Trabajo. Nosotros estamos pidiendo la actualización de los salarios y casualmente sale esto justo ahora. Cuando sacamos adelante una acción gremial tratan de frenarnos con estas cosas”, agregó Hugo Moyano.