La diputada nacional y referente de la Coalición Cívica- ARI, Elisa Carrió, desató una polémica al instar a la clase media a que “dé propinas” para no cortar “un círculo” sobre los sectores más vulnerables, tras lo cual salieron a cuestionarla dirigentes opositores y hasta un mozo platense que consideró que la aliada de Cambiemos le dejó poca plata.

“Yo sé que hay desesperanza, yo sé que el impacto es sobre los salarios. La primera recomendación que le hago a la clase media y media alta es ‘dé propinas’. Aunque le cueste haga la changa. Hay más de 2 o 3 millones de personas que viven de esa changa, y a veces nosotros, cuando nos ajustamos, lo primero que dejamos de hacer es de dar propina”, enfatizó Carrió en declaraciones televisivas.

Ante los dichos de la legisladora oficialista, el dirigente peronista y exjefe de Gabinete Alberto Fernández expresó: “Qué interesante el modo que encontró Carrió para sobrellevar la patética crisis que han creado. Ya no sé si ha perdido todo contacto con la realidad o si su cinismo es enorme. Vergüenza”.

En ese marco, el diputado nacional de Unidad Ciudadana Leopoldo Moreau publicó en su cuenta de la red social Twitter: “Carrió propone como política social que la clase media ‘no deje de dar propinas’. También la clase alta le podría dar ‘propinas’ a la media. E incluso podríamos pedirle al FMI que dé ‘propinas’ a toda la sociedad. Teníamos una dirigente política de fuste y no lo sabíamos”.

Por su parte, la referente del Frente de Izquierda Myriam Bregman señaló: “Pueden saquear el país, pero den propina…”.

En sintonía, el empleado de un bar del partido bonaerense de La Plata precisó que atendió a Carrió hace un año y medio y que la diputada “no se comportó muy bien con la propina”.

“Hace un año y medio me ha tocado atenderla a la señora Carrió y recuerdo que no se comportó muy bien con la propina. Por lo menos acá donde se trabaja se deja un 10% de propina, ella hizo un buen gasto y me dejó cinco pesos y algunas monedas. Me sentía bastante indignado en ese momento”, relató Franco, un mozo de un bar cercano al Parque San Martín de esa ciudad, en declaraciones radiales.

Por último, detalló: “Ella vino a la tarde con un grupo de personas y consumieron de todo, café con leche, tostados, me volvieron bastante loco. Me acuerdo que habían gastado alrededor de $ 300”.

Compartir