El Acuerdo de París compromete a los países firmantes a contener el calentamiento global dentro de los dos grados desde los niveles pre-industriales, si es posible en 1,5 grados.

Ya hoy las temperaturas medias están 1 grado sobre los niveles pre-industriales, un cambio climático ocurrido en su mayor parte en las últimas décadas.
Con el acuerdo, los 195 países firmantes se comprometieron a reducir las emisiones. Pero según los expertos, estos compromisos serían insuficientes para garantizar el objetivo de los 2 grados y deberían ser rápidamente actualizados. Este es el objetivo de la diplomacia internacional vinculada con las conferencias anuales sobre el clima de la ONU, las Cop.

La de París del 2015, donde fue firmado el acuerdo, se convirtió en la número 21. La última fue la de Marrakech en el 2016 (Cop 22), la próxima (Cop 23) se celebrará en Bonn este otoño boreal.

Salir del acuerdo no sería fácil para Estados Unidos, a causa de los vínculos del derecho internacional, y significaría largas batallas diplomáticas, al mejor estilo Brexit. Las opciones de salida son al menos tres. Los países firmantes del Acuerdo no pueden salir antes de tres años, y el procedimiento de salida dura otro año.

El presidente Donald Trump no podría desembarazarse de los vínculos de París antes del 2020, a menos que viole el derecho internacional.

Una salida para Washington podría ser abandonar del todo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, la UNFCC que organiza las Cop y que Trump ha criticado en el pasado.

Y finalmente la tercera opción sería que Estados Unidos renegocie sus objetivos de recorte de emisiones, iniciando una guerra diplomática.

 

Foto vía: am.com.mx

Compartir