2769489w1033Tres periodistas entre ellos, una argentina y dos británicos fueron liberados luego de pasar mas de ocho horas detenidos por militares venezolanos en la localidad de Paraguachón, zona fronteriza con Colombia, según lo informado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

el SNTP en Twitter comunicaba el echo a traves de esta red socilar. “Los periodistas Laura Saravia (@lauraasaravia), Dan Rivers (@danriversitv); y Barnaby Green (@Barnaby_Green), ya fueron liberados. Estuvieron presos e incomunicados”
Saravia, argentina, y Green y Rivers, británicos, fueron detenidos cuando salían del país, de acuerdo con el sindicato.

Los comunicadores habían estado en Venezuela “durante tres días haciendo reportajes sobre turismo”, agregó el SNTP. Aunque su fecha de ingreso al país no está clara.

La Cancillería de nuestro país dijo, a través de un comunicado, haber conocido que Saravia, “ junto con un equipo de prensa internacional” había sido “retenida” y que su embajada en Caracas hacía gestiones para velar por sus derechos.

El pasado miércoles el SNTP denunció que también fueron arrestadas tres personas contratadas para la seguridad de los periodistas. Aun se encuentran en la sede del servicio de inteligencia en Maracaibo (capital zuliana).

Desde el gremio indicaron que Green y Rivers trabajan para la tv británica Independent Television News (ITN).

Rivers fue corresponsal de la cadena CNN en Londres y Bangkok, según su perfil en Linkedin, mientras que Saravia tiene un variado curriculum que incluye empresas como BBC, NBC y Televisa, de acuerdo con el currículo publicado en su blog.

Las autoridades correspondientes aun no han hecho declaraciones sobre el caso.

Varios periodistas extranjeros fueron deportados recientemente por las autoridades al no contar con permisos para desempeñar su oficio en venezuela, que suscita gran interés de la prensa por su grave crisis socioeconómica.

Organizaciones como el SNTP y Espacio Público acusan abiertamente al gobierno del presidente Nicolás
Maduro de violar la libertad de expresión mediante el cierre de medios, la censura y las restricciones para la entrega de papel periódico, que monopoliza el Estado.

Maduro, por su parte, acusa a las corporaciones mediáticas internacionales de apoyar una campaña de Estados Unidos y la oposición local para derrocarlo.