En una sesión especial que se extendió más de seis horas, la oposición pudo imponer que se abra el debate para fijar los alcances de la Ley 24.390, que fue derogada en 2001 y beneficiaba a los detenidos con prisión preventiva por plazos superiores a 2 años, computándoles por cada día de prisión preventiva dos de prisión o uno de reclusión.
El proyecto fue aprobado por la Cámara baja por 211 votos positivos y sólo uno en contra, el del salteño Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos) y mañana sería tratado por el Senado.
La norma deja en claro que de acuerdo a la ley 27.156 el beneficio de la denominada ley del 2×1 “no es aplicable a conductas delictivas que encuadren en la categoría de delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra, según el derecho internacional”.
Asimismo, remarca la ley que “el cómputo de las penas” establecido en la ley 24.390 “será aplicable solamente a aquellos casos en los que el condenado hubiere estado privado de su libertad en forma preventiva durante el período comprendido entre la entrada en vigencia y la derogación de aquella ley”.
Con la presencia en el recinto de la titular de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y representantes de Madres de Plaza de Mayo, la Cámara de Diputados tuvo hoy un fuerte debate por el controvertido fallo de la Corte Suprema que benefició Luis Muiña, el represor beneficiado con el 2×1.
El jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri (UCR), destacó que con esta ley la Cámara de Diputados “viene a poner certidumbre frente a la incertidumbre y la zozobra que se generó por un fallo dividido de los integrantes de la Corte Suprema”.
“Estamos votando una ley interpretativa que arroja luz sobre el significado de otra ley que en algún caso podría haber resultado ambigua u oscura”, aclaró el jefe de la bancada radical, quien remarcó que “en los crímenes de lesa humanidad, el Estado tiene obligaciones internacionales a las que nos hemos atado definitivamente”.

Foto vía: ccicolon.com

Compartir