Fuentes judiciales informaron que el juez elevó a 225 millones de pesos el embargo trabado contra el ex número dos de Julio de Vido.

El juez los procesó porque López y María Amalia Díaz, su mujer, supuestamente adquirieron un departamento en el barrio porteño de Recoleta, en el cual vivió una hijastra del ex funcionario, pero al parecer lo registraron a nombre de supuestos testaferros, Carlos Gianni y Marco Artemio Marconi, propietarios de “Marketing y Eventos”.

Al declarar en indagatoria, la esposa de López tomó distancia del asunto al señalar: “Desconozco el tema de ese inmueble. Todo eso lo organizó José”.
López está procesado con prisión preventiva por enriquecimiento ilícito por los bolsos que tenía en su poder, con casi 9 millones de dólares, cuando en junio del año pasado fue a esconderlos al convento de General Rodríguez.

Luego volvió a ser procesado, junto a su esposa y otros dos presuntos testaferros, por la casa de Dique Lujan, en Tigre, donde vivía el matrimonio. En esa causa también está procesada, por orden de la Cámara, la monja Cecilia “Inés” Aparicio.

 

Foto vía: elparana.com

Compartir