aeropuerto-ezeiza-1920.jpg_258117318Al paro nacional que se efectuará el día martes, se suma a la adhesión la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA). De esta manera, no habrá vuelos nacionales e internacionales, por lo que se espera la reacción de las aerolíneas.

APTA informó en un comunicado oficial que se plegará a la medida de fuerza para manifestar públicamente cuatro cuestiones primordiales: su “enérgico repudio al plan económico del gobierno nacional”, su “oposición a la reforma laboral”, un pedido de “aumento de emergencia a jubilados” y  un “rechazo a la política aerocomercial.

Sobre el rechazo a la política comercial, indicó que los cambios que impulsa el gobierno “degradarán la seguridad aérea, y generarán la precarización en la formación, habilitación y ejercicio profesional del personal técnico aeronáutico” y consideró que el objetivo es “aumentar las ganancias de las empresas aerocomerciales”.

Este sector se suma a la adhesión de la Unión Tranviaria Automotor, cuyo titular, Roberto Fernández, confirmó ayer que el sindicato de transporte adherirá a la huelga, por lo que además de vuelos, tampoco habrá ómnibus, colectivos, subte ni taxis.

Fernández brindó declaraciones poco antes de que comenzara una reunión de Consejo Directivo de la CGT en la que el triunvirato que la dirige confirmó el paro general del próximo martes.

Por su lado Hugo Moyano encabezó en simultáneo un acto en Ferro de los dirigentes de la central obrera más críticos del Gobierno, donde ratificó su adhesión a la medida de fuerza y formalizó el lanzamiento del Frente Sindical Para el Modelo Nacional, que realizará el 20 de octubre una marcha a la Basílica de Luján.