2556298w960El líder piquetero Luis D’Elía quedó a un paso de volver quedar detenido. La Cámara Federal de Casación Penal rectificó su condena debido a la toma de la comisaría en el barrio porteño de La Boca. Se decidió reducir su condena por dos votos contra uno: en vez de cuatro años a tres años y nueve meses de prisión. El hecho en cuestión ocurrió hace catorce años: en 2004 cuando D´Elía era funcionario del gobierno de Néstor Kirchner, a cargo de la Subsecretaría de Tierras para el Hábitat Social, irrumpió junto a un grupo de seguidores en la seccional policial para reclamar por el crimen de uno de sus compañeros.

La causa finalmente llegó a juicio el año pasado después que estuvo a punto de prescribir. El 6 de noviembre del año pasado, el Tribunal Oral Federal 6 lo condenó a cuatro años de cárcel y ocho de inhabilitación por “lesiones leves, atentado contra la autoridad, instigación a cometer delitos, privación ilegal de la libertad y usurpación”, así lo había solicitado la fiscal Gabriela Baigún. “¡Viva Néstor, viva Cristina!”, gritó tras escuchar el veredicto. Antes de conocer el fallo también había dicho que iría a la cárcel “con orgullo” y que el juicio era “a pedido de Mauricio Macri”.

Finalmente casación decidió respaldar las pruebas contra D’Elía y respaldar que sea condenado. Por su parte los jueces Liliana Catucci y Carlos Mahiques bajaron la pena a tres años y nueve meses. El voto mayoritario entendió que sólo debía quedar en pie la condena por instigación a cometer delito en la vía publica, porque el resto de los delitos estaba prescripto.

Por su parte Eduardo Riggi se pronunció por ratificar la pena inicial de cuatro años por todos los delitos. Ademas hizo hincapié en que la conducta de D’Elía de ninguna manera podía considerarse un derecho constitucional. “Una cosa puede ser reclamar, peticionar o ejercer una protesta dentro de los cauces legales; y otra muy distinta es cometer un raid delictivo contra personas, bienes o institucionales, incitado a sus conspicuos seguidores a la comisión de múltiples delitos que en el caso y por obra quizás del propio azar no llegó a consecuencias mayores de las ya de por sí graves que se acreditaron”, señaló el juez.

Su prisión preventiva fue dictada por el juez Claudio Bonadio, y fue confirmada por la Cámara Federal. Sin embargo, el Tribunal Oral Federal que lo juzgará dispuso su excarcelación y la del de resto de los implicados que no tenían una condena anterior (Fernando Esteche sigue preso), por entender que no había riesgo de fuga ni entorpecimiento a la Justicia.

D’Elía quedó a un paso de volver tras las rejas. Su defensa solo podría intentar un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia. Si se lo rechazan, se dispondrá inmediatamente su arresto. Es el mismo escenario que ocurrió con los condenados por la tragedia de Once.

En tanto, el TOF absolvió a D’Elía por un segundo hecho: la agresión que habría sufrido en el año 2008 en inmediaciones a la Plaza de Mayo un manifestante por las protestas del campo.

D’Elía ya había sido condenado con anterioridad: fue sentenciado a una pena de cuatro días de prisión por golpear al ruralista Alejandro Gahan el 25 de marzo de 2008, durante una manifestación mientras se discutía en el Congreso Nacional el tema de las retenciones al campo.