El presidente Mauricio Macri canceló el viaje a la ciudad de Rosario, donde iba a encabezar el acto central por el Día de la Bandera, para evitar la posibilidad de que se generen disturbios, y tomó la decisión “basado en preservar ante todo la paz y la seguridad de los rosarinos”, informó el Ministerio del Interior.

“Con motivo de haber recibido notificaciones de los responsables de la seguridad presidencial y del gobierno de la provincia de Santa Fe, en las que se indicaba que se debían reforzar las medidas de seguridad para evitar la posibilidad de que se generaran disturbios en las calles de Rosario de organizaciones políticas, se suspenderá mañana (por hoy) la asistencia del Presidente a esa ciudad para la celebración del Día de la Bandera”, informó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en un comunicado.

El ministro dijo que habló con el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y coincidieron en que “lo mejor es dejar que los vecinos rosarinos puedan disfrutar con tranquilidad de los festejos patrios”.

“El Presidente tomó esta decisión basado en preservar ante todo la paz y la seguridad de los rosarinos y solicitó que se informara a través de la prensa de los motivos de la cancelación de su visita”, concluyó Frigerio.

Compartir